WhatsApp de Publicidad
Seguinos

se dijo en la brújula 24

Jorge Lapeña, del Instituto Argentino de Energía: “Tenemos un sistema mediocre”

Quien fuera funcionario durante el gobierno de Alfonsín analizó la crisis que atraviesa el sector en todo el país.

Foto Más Energía

Jorge Lapeña, presidente del Instituto Argentino de Energía General Mosconi, aseguró hoy en LA BRÚJULA 24 que “el sistema argentino no puede satisfacer toda la demanda”.

En diálogo con el equipo del programa “Una buena razón”, quien fuera secretario de Energía durante el gobierno de Raúl Alfonsín, que en 1989 atravesó una crisis similar, con cortes de programados y asuetos administrativos obligados para bajar el consumo, refirió que “el día de ayer ha demostrado, con temperaturas muy altas, que superan los 40 grados, que el sistema eléctrico argentino no puede abastecer toda la demanda”.

Y explicó: “Un sistema que funcione de forma adecuada permite toda la demanda que requiera el usuario. Eso es distinto a en base a horas del día, si hace calor o frío, si hay un partido de fútbol muy importante, hay eventos que disparan la demanda. Argentina ayer demostró que no puede afrontar ese desafío, que tiene un sistema mediocre que no funciona cuando más lo requerimos”.

“Esto pasa en Bahía, en Buenos Aires, en todos lados. El Gobierno tuvo que licenciar a empleados para poder afrontar la situación con el consumo y en la zona más céntrica hubo por lo menos 5% de la población que todavía tiene la luz cortada”, manifestó. 

Respecto de los motivos, Lapeña consideró que “no es exactamente lo mismo que puede pasar en Santa Fe o en la provincia de Buenos Aires, aunque diría que hay una política energética equivocada, que consiste en un congelamiento tarifario excesivo, el cual ya lleva 32 meses y con muy pocas correcciones. Eso, es una economía inflacionaria como la nuestra, torna inviable la prestación por parte de las empresas de un servicio eficaz y eficiente”.

A modo de ejemplo, expuso que “las empresas tienen que pagar sueldos, la energía que compran para trasladarla, mantenimiento. Y obviamente van concentrando en aquellos gastos que no pueden prorrogar, como los sueldos. Y dejan de afrontar los que podrían parecer diferibles. Esto genera este problema que habrá que corregir”. 

“En términos racionales de economía energética, de técnica, las decisiones se toman de tipo político. Congelan tarifas porque sirve para ganar una elección. Pero la experiencia muestra lo contrario”, apuntó. 

Lo más leído