WhatsApp de Publicidad
Seguinos

INCENDIOS EN ALUMINÉ

Recibe atención psicológica: un tripulante no subió al helicóptero y salvó su vida

Hace diez días que el Servicio Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN) permanece apostado en los incendios de Quillén, en Aluminé, para brindar asistencia a los más de cien brigadistas que intentan combatir el fuego.

Ayer fueron los primeros en llegar a la zona donde cayó un helicóptero con la esperanza de hallar a algún tripulante con vida hasta que se encontraron con lo peor: dos personas fallecidas.

Un tercero tendría que haber subido a la aeronave, pero no lo hizo y salvó su vida.

La titular del SIEN, Luciana Obregón, relató la dramática y extrema situación que les tocó vivir este miércoles, al ser notificados de la caída del helicóptero.

“Nos dijeron que hubo una explosión y vimos que había una columna de humo negro. Tenemos que tener en cuenta que nosotros podemos exponernos y aumentar el número de víctimas. Entonces, cuando se pudo establecer que era seguro, pudimos acceder a la zona”, contó Obregón, en diálogo con Telefé Neuquén. Y continuó: “Cuando accedimos encontramos los restos del helicóptero y un cuerpo sin vida”.

Desde el SIEN sabían que eran dos los ocupantes de la aeronave y por eso continuaron buscando en el lugar, donde no había incendios activos, siempre con la esperanza de encontrar a una persona con vida. Pero no fue así.

“Hicimos rastrillaje con la esperanza de encontrar algún herido. Una vez que pudieron enfriar la zona, pudimos remover y encontrar el segundo cuerpo y confirmar la presencia de dos fallecidos en el lugar”, afirmó y luego subrayó: “Es un lugar de difícil acceso, pero pudimos rápidamente acceder. Nuestra idea era encontrar heridos, salimos a buscar heridos”.

En este marco, Obregón explicó que, en todos los vuelos de los helicópteros, por protocolo deben viajar el piloto, el copiloto y el mecánico. Sin embargo, en este caso el copiloto no subió a la aeronave y así logró salvar su vida, aunque -al igual que sus colegas- se encuentra en una delicada situación, con asistencia psicológica. Los fallecidos fueron el piloto Carlos Rodríguez Santa Ana y el mecánico Francisco Javier Escudero.

“En este caso ellos fueron a hacer una prueba y no subió porque iban a dar una vuelta para hacer una prueba”, afirmó la referente del SIEN.

Fuente: La Mañana de Neuquén

Lo más leído