WhatsApp de Publicidad
Seguinos

POR KEVIN KALISTER

Víctor, el tradicional bodegón bahiense

Hacemos un recorrido por uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad. Un lugar ideal para ir en familia y disfrutar distintos platos.

Por Kevin Kalister / Redacción de La Brújula 24

Víctor es uno de los restaurantes más tradicionales de la ciudad, cuenta con una excelente ubicación (Chiclana 81) y con un menú de platos caseros y abundantes.

La atención es un punto a destacar, tiene mozos de oficio, personas que eligieron este camino y no lo hacen solo por un rédito económico, sino también por pasión hacia ello. La historia de Omar Rueda es un claro ejemplo, ya que lleva 50 años trabajando aquí.

Unas de las entradas más pedidas por el público es el matambre con rusa ($520), y tiene justificación: el arrollado estaba muy tierno y sabroso, además la ensalada acompañaba de manera perfecta.

Aunque, no puedo decir lo mismo de la tortilla española ($600), ya que estaba muy seca, le faltaba sabor y el adicional de chorizo no le sumaba nada. Parecía como que ya la habrían tenido hecha y procedieron a recalentarla.

Entre los platos principales nos encontramos con un filete a la vasca ($980): merluza con salsa de limón y ajo, con guarnición de papa al natural. Estaba bien, pero no deslumbró.

Luego probamos la famosa suprema pastora con papas pay ($1100), posiblemente el mejor plato de la carta, es sabroso y muy abundante. Y a pesar de su gran tamaño, estaba muy bien cocida.

El postre fue un clásico flan ($260), que tenía agujeritos, por lo tanto no me gustó. Estos se dan por un exceso de batido y/o una cocción a alta temperatura.

Algo que me sorprendió fue el cobro adicional del dulce de leche y la crema, $80 c/u. A mi parecer, es un precio excesivo, y como consumidor prefiero que me lo cobren directamente en el valor total del producto.

Para beber hay de todo: vinos (desde $470), cerveza tirada e industrial (pinta $270), como así también en botella (1lt $350) y gaseosas, tanto grandes ($350) como chicas ($200).

En resumen, es un restaurante ideal para ir en familia, a compartir y disfrutar distintos platos. Y si bien es muy reconocido, lejos está de ser mis preferidos. A veces, en la abundancia se pierde la calidad.

(Kevin Kalister, bloguero e instagramer. Creador de @bahiablancafood)

Lo más leído