WhatsApp de Publicidad
Seguinos

PREOCUPANTE AUMENTO DE DENUNCIAS

Especialista habló de cómo detectar un posible caso de abuso en un bebé

La Dra. en Psicología Claudia Amigo explicó qué patrones de conducta deberían llamar la atención de los adultos y recalcó la importancia de hacer la denuncia.

Para el común de las personas no es sencillo observar conductas en menores de edad que delaten que está siendo víctima de un abuso sexual o de violencia física. Mucho menos si la víctima es un recién nacido.

La Dra. en Psicología Claudia Amigo es una especialista en el estudio de bebés de hasta 30 meses de vida que puedan ser blanco de ataques sexuales o de agresiones.

La profesional habló con LA BRÚJULA 24 sobre esta tipo de lamentables situaciones que, en tiempo reciente, se pueden enlazar con la violación seguida de muerte de una nena de 2 años a manos de su padrastro Mario Alberto Barroz en Punta Alta, o más cerca en el tiempo la serie de maltratos y muerte del pequeño Lucio Dupuy, de 5 años, en La Pampa.

“Si bien hay indicadores que sólo pueden detectar profesionales, hay conductas observables en bebés de hasta 30 meses. Una de las conductas observables son los juegos o conductas inapropiadas para la edad de carácter sexual. Por ejemplo, un bebé puede tocarse sus genitales al cambio de pañal, pero la masturbación compulsiva es un indicador. Puede que un niño se lleve un elemento a la boca como una forma de explorar, pero succionar el elemento o pasar la lengua por un juguete con los muñecos y representar juegos sexuales no tendría como hacerlo si no es objeto de abuso o si no forma parte de observar estas escenas, pero en el bebé más bien de vivirlas”, expresó Amigo en el programa “Nunca es tarde”.

“Ha llamado mucho la atención a maestras y después lo hemos confirmado a través de hermanos mayores que pueden hablar, la resistencia al cambio de pañal cuando antes no lo tenían, como cerrar las piernitas, arquear la cabeza hacia atrás, cerrar los puños y no hay una dermatitis atópica que no justifique el cambio”, dijo y advirtió que “cuando las familias pueden detectar esto, siempre orientamos hacia la consulta de un profesional en el caso de los bebés. Después, tenemos que sondear cómo es la dinámica familiar”.

Estadísticas alarmantes que crecieron en pandemia

En la charla con este medio, la Dra. en Psicología confió que durante la pandemia se produjo un alarmante incremento de casos de violencia y de abuso familiar.

“A la línea 137, durante el tiempo de aislamiento social, preventivo y obligatorio, llamaron 13.194 para denunciar. Un 64% eran casos de violencia familiar y un 36% de violencia sexual. En un año, entre fines de 2018 y principios de 2020, tenemos un aumento de un 148% de casos de violencia sexual; un 520% de denuncias de niños utilizados para la pornografía y un 124% de grooming”, indicó.

“Si vemos el aumento en porcentaje en un año de la cantidad de denuncias podemos decir que se está visibilizando más, pero también nos tenemos que cuestionar por qué hay tantos casos para cuando ya no estamos en la etapa antigua de la humanidad”, argumentó Amigo.

No hay justificativos admisibles

La profesional consideró que no son aceptables los justificativos que a menudo dan quienes son detenidos y acusados de abuso sexual o de ejercer violencia contra terceros.

“En una sociedad que se caracteriza por imponerse por intermedio de la violencia, una cuna de poder aceptada como algo natural en la medida que la comunicación sea a partir de la violencia y que no haya un límite a la misma, los casos irán en aumento porque se van naturalizando. Algunos intentan justificarse diciendo ‘yo pego porque a mí me pegaron’ o ‘abuso porque de mí abusaron’, cierto es que a cierta edad el ser humano elije y, cuando vive en comunidad, sabe que puede quedarse con otras alternativas”, advirtió.

“Cuando la violencia está naturalizada -agregó- también es cierto que la posibilidad de elección es menor. Lo que no puede decir un abusador es que no sabe que no está haciendo daño. Hay muchos hombres y mujeres que fueron abusados y que no toman ese camino de abusar ‘porque fueron abusados’”.

Caso Lucio, “fallaron todos los factores protectores”

Sin entrar en el detalle de uno de los casos que conmociona al país entero, la Dra. en Psicología consideró que en el caso de Lucio Dupuy, “fallaron todos los factores protectores”.

“Aunque uno sea profesional no deja de sentir dolor y no se deja de sorprender y por allí este dolor es el que permite en seguir avanzando e investigando niños que son víctimas, pero han fracasado varios factores protectores”, afirmó.

Amigo hizo un llamado a “pelear por aquellos niños que no son portadores de la palabra”.

“Muchas veces no pueden hablar por estar amenazados y mientras tanto el abusador está caminando por la calle. Ante la duda tengo que denunciar. Tengo que ver, que escuchar. Cuanto mucho será el perito oficial el que diga que no había ningún delito que investigar”, manifestó.

Lo más leído