WhatsApp de Publicidad
Seguinos

conocé la historia de Cristian

“No me gusta verme así, pero la tengo que luchar”

Cristian se dedica a limpiar vidrios. Todos los días, desde temprano y hasta entrada la tarde, en la esquina de Alem y Córdoba. Respetuoso y con ganas de ganarse el mango, ve pasar a miles de bahienses todos los días en sus autos o camionetas, y ahí les ofrece su servicio a cambio de una módica suma.

Hoy, en diálogo con el periodista Germán Sasso, el joven contó que tiene 25 años y desde chiquito se dedica a lo mismo. “Dejé un tiempito, aparte en la pandemia no se podía. Vivo en Villa Floresta y me gusta ir solo a trabajar. Nunca tuve problemas con nadie en ese lugar”, dijo.

Además, relató que vive con sus padres y sus dos hermanos. Y contó cómo es el trato de la gente, en general: “Hay personas buenas y otros que ni siquiera te miran, medio como de prepotente”.

Una vida difícil

“A los 9 años sufrí un accidente, una desgracia con suerte. Haciendo travesuras con mi hermano más chico, con una lata de aguarrás que tenía mi papá, la prendimos fuego y me quemé la cara y el tórax. De mi casa al Municipal, de ahí al Penna y al aeropuerto. Fui a parar al Garrahan, estuve un año y medio internado. A veces me agarran bajones porque no quiero verme así, pero la tengo que luchar”, recordó Cristian en el programa Bahía Hoy.

Escuchá su historia:

Lo más leído