WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Entre gallos y gritos aterradores

Misa de Medianoche: Cuando el terror se cuece a fuego lento

Cuando le sugerimos una serie de horror a alguien descreído, apela a lo trillado del género, invocando obviedades que no sólo ya no están en las nuevas producciones, sino que se han reconfigurado en grandes e inolvidables realizaciones. En La Brújula 24, te invitamos a ver la serie de terror del momento, si es que te animás y no apagás el televisor antes.

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24
Miami, Florida, Estados Unidos.

Mike Flannagan es el realizador de películas como Doctor Sleep, además de ser responsable de La Maldición de Bly Manor y (naturalmente) la Maldición de Hill House. Osea que su nombre ya es sinónimo de la cualificación de productos de Terror, logrando atmósferas oscuras e inobjetables que, en muchas ocasiones, van instalándose en la atención del espectador de manera gradual y adictiva. Es así que tras el reciente estreno de Midnight Mass (Misa de Medianoche) hace tan solo cuatro días (el pasado 24 de septiembre), se inyecta una profunda dosis de innovación (ya probada de la mano de su hacedor) al género de los gritos.

Al igual que las sagradas letras de Stephen King, cuando el abordaje de las situaciones se enmarca en una pequeña comunidad, pareciera potenciarse la fatalidad que termina abrazando un sólido argumento que le da vida al producto. Misa de Medianoche posee una duración de siete capítulos de aproximadamente cuarenta minutos cada uno, excepto el primero que dura una hora, donde se relata que tras el arribo de un joven sacerdote a Crokett Island (una perdida isla con menos de 130 habitantes), diversas manifestaciones sobrenaturales son experimentadas por los incautos miembros de la reducida pero fervorosa comunidad. Dueño de un carisma sorprendente, el sacerdote calará hondo en la comunidad a la cual ha llegado, la misma que no dudará en investigar las extrañas manifestaciones sobrenaturales que lo rodean, logrando así un oscuro clima de misterio y revelación, que no dudará en alimentar la trama asombrosa.

Sólo una cosa les diré sin vueltas, véanla hasta el final; consideren que el terror se cuece a fuego lento, y Flannagan no necesita adelantar ni gritos ni situaciones extremas; déjense llevar por una trama aparentemente costumbrista, el guion no defrauda en absoluto y, lo que no se espera, impacta doblemente a la hora de las sorpresas.

Ya está en el catálogo de Netflix, ¿qué estás esperando?

Lo más leído