WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Habló la dueña del centro equino

Polémica por los caballos muertos: “Ese predio es nuestro y lo usamos como cementerio”

Alejandra González, del Centro de Recuperación Equina Nelquihue, salió a dar la cara por ella, por los voluntarios que trabajan en el predio ubicado en Rodríguez al 4700. Y también por los animales rescatados que allí son asistidos.

En diálogo con el móvil de LA BRÚJULA 24, la mujer negó rotundamente la acusación –también efectuada a este medio– por parte de un hombre que aseguraba ser dueño de un terreno lindero al predio y que le arrojaban caballos muertos en el mismo. “Hace ocho años que ese lugar es del Centro”, apuntó.

En concreto, González dijo que “la única responsable del lugar soy yo, no hay ningún voluntario que pueda hacer algo que yo no ordene, eso en principio porque yo nunca le saco el pecho a las balas. No lo conozco a este señor, nunca vino a hablar conmigo o me llamó por teléfono”.

“Hoy dijo que estuvo hablando con voluntarios y uno de los chicos me dijo que sería un hombre que vive cerca de una marmolería. Este predio, que es nuestro cementerio de caballos, es de uso exclusivo de Nelquihue. Si el vecino dice que es suyo que presente una escritura o algo”, señaló.

Y a modo de explicación, graficó cómo se conforma el espacio. “Tenemos la parte de adelante, donde recibimos a la gente, otra parte de hospital y una donde liberamos a los animales que se van recuperando. Y tenemos una tranquera con el predio contiguo, al que refiere este hombre, que está cerrado hacia todos los costados con tamariscos”.

“El que ingresa ahí lo hace a una propiedad que es para nuestro uso. Ahí son dos partes, una alta antes de llegar al arroyo y una baja donde sacamos a pastar los caballos. Es un baldío que está abandonado hace mucho, cuyos propietarios hace ocho años nos dieron permiso de uso y goce del lugar. El escenario no varía en nada, durante todo ese tiempo tuvimos un cementerio en ese sector”, argumentó.

Por otra parte, expuso los motivos por los que los caballos no son enterrados. “Nadie va a dudar de que soy activista animalista y por ende, cuidadora del medio ambiente. Para mí sería una locura tirar un caballo muerto al arroyo, nosotros luchamos por la vida, hacemos todo para que los animales sobrevivan hasta que naturalmente mueren, o por las lesiones que traen”.

“Muchas veces no llegamos a verlos ni siquiera vivos. Por ejemplo, con los accidentes en la ruta, antes la policía directamente les pegaba un tiro y los dejaba a un costado. Pero hoy eso cambió, ahora con mucho esfuerzo los traemos al centro equino moribundos, sabiendo que no van a sobrevivir. Es por el solo hecho de traerlos a morir a un lugar digno y sin dolor. El hecho de no enterrarlo es para que no se contaminen las napas de la tierra”, sintetizó.


Lo más leído