WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Busca emigrar a otro país

El dramático presente del "Topo" Sabbatini en Venezuela: "Veo cosas que jamás me hubiera imaginado"

En marzo de este año, Mauro Sabbatini decidió probar suerte afuera del país. Agarró su valija, sus goles y emprendió viaje rumbo a Maracaibo (Venezuela) para vestir la camiseta del Zulía F.C. de la primera división del fútbol de aquel país.

Sin embargo, su primera experiencia como futbolista profesional no está siendo todo lo grata que el "Topo" esperaba y no solamente por el factor estrictamente deportivo.

La dramática crisis económica y humanitaria que atraviesa el mencionado país sudamericano ha hecho que el Topo viva situaciones que "jamás hubiera imaginado atravesar". Por eso, ya le ha solicitado formalmente a su representante que le busque nuevo club. Puede que sea Chile, Bolivia, Paraguay y por que no, Argentina.

"La situación es muy complicada. Nos habían dicho que el país estaba atravesando una crisis muy grande, pero jamás me imaginé que era tan así. Estoy tratando de amoldarme pero se hace muy difícil. En julio si se da la posibilidad, quiero emigrar de acá", aseguró Sabbatini en diálogo con El Deportivo 24 de LA BRÚJULA 24.

Días enteros sin agua potable, cortes de luz permanente y falta de combustible son algunos de los inconvenientes diarios con los que se enfrenta el exjugador de Comercial y Sporting, entre otros clubes.

"La semana pasada estuvimos 5 días sin agua, y cuando vuelve es muy turbia. La luz se corta muy seguido y para colmo, tampoco nos han acompañado los resultados. Es un plantel con muchos juveniles y eso no permite que seamos del todo competitivos", dijo Mauro.

Zulía FC marcha 6 en su zona de 7 equipos, con 2 victorias, 3 empates y 5 derrotas en sus 10 primeras presentaciones en el certamen venezolano.

"Acá no se consigue nafta. Hay jugadores que tienen auto y no lo pueden usar. Es más, en el anteúltimo partido viajamos 9 horas en colectivo, y cuando llegamos al club, no teníamos en qué volvernos a nuestras casas, por lo que tuvimos que caminar como 8 kilómetros con las valijas", describió.

"La gente hace una cola de 25 cuadras para cargar nafta. Muchas veces les lleva más de un día de espera y cuando llega no le llenan el tanque, porque no alcanza para todos", agregó.

"No hay billetes. Si vas a comprar al supermercado, tenés que ir con el dinero justo. Nosotros nos manejamos con dólares, pero cuando vas al supermercado, no te dan vuelto. Tenés que gastar valores redondos, porque no tienen cambio", relató.

Para colmo de males, el club está atrasado con los pagos, por lo que el combo de situaciones se hace difícil de sostener.

"Afortunadamente comida no me falta, porque los futbolistas somos privilegiados, pero eso tampoco colabora como para que yo me quiera quedar acá", finalizó.

Lo más leído