WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Por Martín Garmendia

No somos miserables

Por Martín Garmendia, presidente de la Cámara del Comercio

La Camara del Comercio de Bahía Blanca está analizando con gran preocupación la situación de nuestras empresas y pequeñas pymes ante la falta de un plan económico que nos indique cual sería el camino a tomar. Tener cierta previsibilidad para poder proyectar a un futuro aunque sea mediato. Pero contrariamente a lo pensado, vemos un perfil antiempresario con demasiada ideología y poco pragmatismo. Falta clima de negocios que generen condiciones para que los empresarios y emprendedores creen nuevas empresas y más puestos de trabajo.

Quienes nos gobiernan nos retan y nos tildan de miserables, además de adjudicarnos el problema inflación. No formamos los precios, la inflación no pasa por nosotros, sino por la macro. Todos los gobernantes han fracasado. Cuando se cambie esa dinámica y se deje de ver a los empresarios como los malos, se verá que para salir de la pobreza se tiene que crear riqueza.

Necesitamos un Estado fuerte, que nos cuide y nos proteja. No un Estado que asfixie a la actividad privada. Por la pandemia, estuvimos nueve meses con los shoppings cerrados pero con marchas y piquetes. Les pedimos que nos ayude con la Constitución y no con plata. Defendemos la libertad, la democracia y las instituciones de la democracia, pero pedimos que se valore la actividad privada.

El escenario que dejará la pandemia COVID 19 en la Argentina tendrá consecuencias económicas sin precedentes en la población, con menos empresas y comercios. Los empresarios argentinos aprendimos a “vivir en problemas”, pero nos cambian las reglas del juego continuamente. Tenemos capacidad para reinventarnos, casi convirtiéndonos en “modelos” para otros en el mundo porque sabemos manejarnos en “un país que nos trata mal”. Cuando al mundo le va mal, a los argentinos nos va doblemente mal. Todos los gobiernos fallaron -porque no pudieron, no quisieron, no los dejaron- en el objetivo de formar una estructura económica fuerte.

No se puede vivir del Estado permanentemente, tiene que haber políticas para sacar a la gente de la pobreza y de la estigmatización. Hay que hacer algo distinto, no repetir recetas que fracasaron y que van al revés del mundo. La disyuntiva entre salud y economía, que planteó el gobierno, no resolvió ninguna de las dos. Un equilibrio que hubiera sido sano, habría impedido el cierre de miles de negocios y está dejando un deterioro institucional nacional y regional con un clima social que nos tiene a todos muy preocupados.


Lo más leído