WhatsApp de Publicidad
Seguinos

en tres arroyos

Atan y golpean a una cuidadora para robar en la casa de un abuelo

Dos sujetos la sorprendieron poco después de comenzar su turno. Se llevaron joyas y dinero.

Dos delincuentes ataron y golpearon a una cuidadora de un adulto mayor para robar dinero y otros elementos de la casa la mañana de este martes en Tres Arroyos.

Poco después de las 8 en la casa donde reside Carmelo Mársico, de 82 años, tocaron en una ventana lateral y su cuidadora de turno, Liliana Nogues, abrió pensando que se trataba de alguien que iba a llevar provisiones y mercaderías, como es costumbre.

Al abrir la puerta fue reducida por dos jóvenes con gorros de lana y su rostro semicubierto, quienes la empujaron, la golpearon y le exigieron que le entregara dinero.

“Realmente cuando golpearon (en una de las ventanas) yo pensé que era su nuera (de Mársico) que venía a traer algo de mercadería, como lo hace siempre, pero cuando abrí la puerta no me dieron tiempo a nada. Me taparon la boca, me empujaron contra un sillón”, dijo Nogues.

Una vez adentro, Nogues vivió una pesadilla de la que, asegura, pensó que no salía con vida: “Me tiraron contra el otro lado pidiéndome dinero”. “A Carmelo le sacaron el reloj y dos anillos que tenía. Yo les dije que tenía dinero en la cartera, que se lo llevaran, pero que no nos mataran. En ese momento no te das cuenta, porque no sabés lo que te puede pasar”, indicó.

Nogues tiene 61 años, los cuales vivió repartidos entre Tres Arroyos y Coronel Dorrego. “Siempre viví en lugares tranquilos, donde es muy difícil imaginarse una situación así, en la que te tiren, te arrastren”, comentó al respecto.

Esta es la segunda vez que Marisco es víctima de un robo en su casa. En la primera ocasión le sustrajeron elementos cuando no se encontraba.

En esta oportunidad, Liliana Nogues está segura que los ladrones sabían cómo manejarse: “Ellos sabían cómo hacer que la gente abra la puerta sin sospechar nada”.

Antes de irse, los delincuentes la dejaron atada con una camisa de Carmelo de la que pudo librarse por sus propios medios y luego acudió por ayuda a donde un vecino.

Fuente: La Voz del Pueblo

Lo más leído