WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Se armó con todo

La hija de Luis Miguel encabeza un escándalo contra la serie de Netflix

La recientemente finalizada segunda temporada de “Luis Miguel: La serie”, trajo fuertes declaraciones de Michelle Salas, la hija del Sol de México, caracterizada en la ficción por la actriz argentina Macarena Achaga.

La eterna relación conflictiva entre Padre e Hija parece seguir cristalizándose

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24
Miami, Florida, Estados Unidos

Tenía que suceder, era imposible que la biopic no arrimase más leña al fuego a la controversial vida de Luismi, lo que sí no esperábamos, era que ese fogonazo fuese lateral. Uno de los personajes principales de esta segunda entrega es Michelle Salas, la hija del astro latino, quien, en cada una de las dos líneas temporales que presenta la serie (1994 – 2007) ocupa un rol preponderante en el camino de la vida del cantante de Aries; en primera instancia frente a todo el proceso de reconocimiento y legitimación, y en la segunda, en la relación con su padre y el despertar de su vida adulta.

Lo cierto es que la modelo e influencer mexicana de 31 años, utilizó las redes sociales para quejarse por el tratamiento que se hizo con su imagen en la tira. Se sabe que Michelle, tuvo un romance con Alejandro Asensi (presentado en la ficción como Mauricio Ambrosi), ex manager de Luis Miguel, y en la serie se plasma de forma explícita esta situación, puntualmente, a través de una escena de sexo. Debo decir (y tal vez acá me meta en camisa de once varas) que la misma, no sólo fue bastante cuidada, sino que no desentona con los cánones estéticos que la producción viene llevando a cabo desde su inicio. Es importante hacer hincapié en este punto y decir que, más allá del respeto por las apreciaciones y la perspectiva de Michelle Salas (no sólo desde el ejercicio de su derecho, sino además comprendiendo la autopercepción como móvil, la exposición pública desmesurada, etc), el producto no le falta el respeto en ningún momento.

En todo caso, la serie puede no guardar las expectativas de Salas en cuanto al tratamiento de su imagen, pero lo que la joventiene que entender es que Su Padre, Luis Miguel Gallego Basteri, aprobó el guion con esa escena incluida.

Qué nivel de mujer

Utilizando el amparo de Instagram, Salas escribió: “Tengo que decir que me parece verdaderamente innecesaria, irrespetuosa y desafortunada la manera en que la producción decide tratar a una mujer, su hija, para terminar este capítulo de su historia. Sexualizándola explícitamente a los 19 años de edad y violentando su intimidad. Me atrevo a expresarles mi sentir porque creo que debo hacerlo y no por mi solamente. Ninguna persona debe bajo ninguna circunstancia sentirse así y ser tratada de esta manera. Mucho menos sin su consentimiento. No es justo que utilicen mi vida y mi historia como si tuvieran los derechos de ésta y además la distorsionen a su conveniencia (…)”

Cuando calienta el sol

Diego Boneta, quien además de protagonizar la serie, reviste de la condición de productor, no dudó en utilizar el mismo canal para responder a la controversial visión de la joven:

“Soy uno de los varios productores. Si yo fuera el que tiene la decisión final sería otra onda, pero soy uno de varios productores”, explicó Boneta, quien dio el dato clave; tal vez el más controversial de la polémica: “Al final es algo contado por Luis Miguel y tratamos de hacer esto de la mejor manera posible, de la mejor calidad posible para todo el público”.

Silencio. Quedó clarísimo: la perspectiva, la aprobación, el ok final, lo da el propio Luis Miguel.

La media vuelta

¿Será que la energía crítica de Salas debe ser redireccionada (una vez más en sus vidas) hacia su padre? De ser como ella dice, ¿será sólo un error o es un acto deliberado de provocación por parte de Luis Miguel hacia ella?

La propia Macarena Achaga (la actriz que interpreta a Salas) aseguró haber entrevistado a Michelle antes de la realización de la serie, pero también afirma haber construido el personaje desde su propia subjetividad, admitiendo que la influencer no había tenido participación creativa, ni en su personaje ni en nada de la consagrada ficción.

Culpable o no

Desde donde redacto estas líneas, puedo ver los edificios de Brickell Bay, en Miami. A la lejanía, la cúpula del edificio Jade, más allá de la línea que veo del Brickell City Centre, atesora el Penthouse del piso 46, donde vive el astro de la canción. Mientras arreglo la ficha del mouse, me pregunto qué hará El Sol de México a estas horas, y cuanto sabrá al respecto de esta discusión pública que ya es tendencia mundial.

Antes de cerrar la nota y arreglar la conexión, me asalta la más concreta de las realidades; TODO, no sólo lo sabe, sino que es muy probable que él haya pergeñado la discusión…

Por qué y para qué, son preguntas que no vamos a poder responder, al fin y al cabo, el amor tiene formas muy extrañas de manifestarse, y si algo tenemos en claro de Luis Miguel, es que todo, absolutamente todo para él, es Historia de un Amor


Lo más leído