WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Tras el robo de una moto

El calvario de una familia en el barrio Thompson: "Nos vigilan y nos amenazan de muerte"

Una familia del barrio Thompson se encuentra viviendo una verdadera pesadilla. El viernes por la noche, su marido sufrió el robo de una moto, pero lo que comenzó como un hecho lamentable, pero menor, terminó derivando en visitas inesperadas, llamadas intimidantes y amenazas de muerte.

Vanesa, una de las afectadas, contó esta tarde, en el móvil de LA BRÚJULA 24 el calvario al cual los tienen sometidos dos delincuentes, los cuales llegaron a decir que "les iban a pegar donde más les duele" y que iban a matar a su pequeña hija, de apenas 14 años.

"El viernes le robaron la moto a mi esposo. La policía encontró al ladrón y el chico, que es menor de edad, se puso a llorar y reconoció ser el autor del hecho. Evidentemente, el rumor corrió rápido, porque a las pocas horas, tenía a dos personas armadas pasando por mi casa", explicó la mujer durante el programa Nunca es Tarde.

La moto apareció incendiada en la zona de Villa Mitre, por lo que además de perder el vehículo, también dejaron atrás su habitual tranquilidad.

"Fui a la comisaría a hacer la denuncia y me encontré con el autor del robo, que es menor de edad. Ahí empezó a insultarme y a decirme que iba a prenderme fuego la casa. Lo peor del caso es que la policía me pedía los datos adelante del detenido. Le tuve que pedir que me llevaran a otro lado por miedo", agregó.

Lo que más le preocupa a Vanesa son las amenazas de muerte que recibe todo el tiempo, tanto por teléfono como por redes sociales.

"Después del robo, mi hija publicó en las redes una foto de la moto para ver si conseguía algún dato. Así fue que aparentemente la encontraron y le empezaron a llegar mensajes diciéndole que la iban a matar", dijo. "A mi marido también le llegaron mensajes intimidantes afirmando que le iban a pegar donde más le dolía y que nos iban a matar a nuestra hija", agregó.

Lo más grave, según Vanesa, es que los malhechores conocen a la perfección los movimientos de la casa.

"Me están vigilando saben quien entra y quien sale de mi casa. Me mandan mensajes en los que me dicen que están esperando que se vayan las visitas para venir a atacarnos. Hoy salí y me mandaron un mensaje en el que me decían que me había ido de mi casa", dijo al borde del llanto.

Lo más leído