WhatsApp de Publicidad
Seguinos

tiene 15 años

Erró un penal y sus compañeros le dieron una paliza: "Una patada más y lo mataban"

Foto ilustrativa

Una pelea salvaje fue el resultado este fin de semana del partido de fútbol que se disputó entre un grupo de amigos adolescentes en una canchita de Valentina Sur, en Neuquén. Facundo, de 15 años, fue el destinario de la furia de sus compañeros cuando erró un penal y los dejó sin el triunfo. Tuvo que ser operado de urgencia, le extirparon el bazo y permanece internado.

Tras el cruce de denuncias entre los padres de la víctima y los victimarios el caso recayó en el fiscal de Delitos Juveniles, Germán Martín, quien en diálogo con LM de Neuquén relató: “En circunstancias propias del partido, estaban jugando un grupo de chicos de entre 13 y 15 años, y parece que la víctima erró un penal, empezaron a discutir, a pelearse entre ellos, se metió un adulto también a defender a sus hermanos”.

El joven fue operado de urgencia y tuvieron que extirparle el bazo por los golpes que recibió. (Foto: gentileza Mejor Informado).

A pesar de que Facundo estaba claramente en inferioridad de condiciones frente a los tres jóvenes que lo atacaron después de perder el partido, no fue sino hasta que ya habían pasaron varias horas que empezó a sentir las consecuencias en su cuerpo por la golpiza que había recibido. Su familia lo llevó al hospital y fue entonces cuando los médicos detectaron que había sufrido un grave daño en el bazo y decidieron intervenirlo quirúrgicamente.

“Quedó internado y más tarde lo derivaron al Castro Rendón por una hemorragia interna. Los golpes que él recibió le provocaron la rotura del bazo, entonces lo llevaron de urgencia. Supuestamente estaba estable y después a la madrugada dijeron que lo iban a operar de urgencia porque estaba con taquicardia y se podía morir. Le daban una patada más y lo mataban”, contó angustiado su tío, Pablo Quesada, al mismo diario.

Facundo recuperó la consciencia tres días después de la operación, pero aunque evoluciona favorablemente y se encuentra estable, su familia no encuentra respuestas todavía para lo que ocurrió. “No le pueden arruinar la vida a un chico que no hacía nada malo”, afirmó Quesada. “Estos días estuvo mejorando, pero no puede caminar, necesita ayuda para todo, está muy mareado y muy anémico. Lo bueno es que se despertó”, agregó.

En tanto, se supo que los presuntos agresores denunciaron a su vez haber recibido amenazas por parte de familiares del adolescente herido. En ese sentido, el fiscal Martín expresó: “No fue una agresión de 3 a 1, fue una pelea en circunstancias del partido con la desgracia que le lastimaron el bazo. Se conocían entre todos e iban con frecuencia a jugar a esa canchita”.

Una vez que Facundo reciba el alta, los investigadores avanzarán con la causa e intentarán determinar cuál fue el rol de cada uno de los involucrados, pese a que por ser menores de edad son inimputables. Solo un joven de 18 años, que formaba parte del grupo, quedó a disposición de la Justicia.

Fuente: TN


Lo más leído