WhatsApp de Publicidad
Seguinos

exclusivo

Desde la clandestinidad, habló Ricardo Vidal Ríos: “Me voy a entregar”

Está acusado por la Justicia Federal de ser líder de una banda narco. Desde la semana pasada es intensamente buscado: “Solo pongo las manos en el fuego por mi y por mi madre”. Hay otros cuatro prófugos.

Ricardo Vidal Ríos, uno de los cinco prófugos en el marco de la causa que busca desarticular a una peligrosa banda narco, habló esta mañana en exclusiva con LA BRÚJULA 24 y desde la clandestinidad se defendió de la acusación que lo señala como líder de la organización criminal: “Es una vergüenza lo de la Justicia; pongo las manos en el fuego por mi y por mi madre”, y confirmó que se va a entregar.

“Siempre me entregué cuando me acusaron, por ejemplo de una entradera muy violenta en calle Suiza. Y yo no tenía nada que ver. Todo lo que pase en Bahía lo relacionan conmigo y mis hermanos. Que ese muchacho que hizo la investigación se dedique a hacer otra cosa porque es el mismo que liberó a Suris y su banda”, resaltó Vidal Ríos, de 35 años, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Y agregó que “mi mamá se levanta a las 7 de la mañana para hacer las compras para el negocio que tengo en Vieytes al 2900. Además compro autos, los arreglo y los vendo. No tengo ningún otro ingreso. Al juez federal le pido que lea la causa. No es tan fácil acusar y pedir detenciones como hace el fiscal, para eso estudió. No hay ninguna prueba concreta en mi contra”.

“No me presento porque me van a largar después de tres meses y no me dicen ni gracias. Que miren la causa porque para eso les pagan. Es mentira que mi mamá guardara cosas nuestras en la despensa. Lo que hicieron en el depósito fue robar la mercadería, cargando la camioneta que estaba puesta de culata. Se llevaron hasta paquetes de fideos”, sumó Vidal Ríos, lanzando una dura acusación.

Luego de confirmar que no tiene diálogo con su hermano Ariel ni con su cuñada (Susana Chiavetta) y de no conocer a los otros dos prófugos (Soledad Ayala y Rodrigo “El Rosco” Machado) sostuvo que “cuando fueron a allanarme yo no estaba en mi domicilio, no tenía ningún dato y ando por la calle normalmente. Mientras se llevaban la mercadería en el procedimiento, yo los miraba desde mitad de cuadra”.

“Cuando hice cagadas las pagué. No digo que soy un santo o una víctima. Ir a la cárcel por ser líder de una banda narco no lo voy a aceptar porque es falso. A mi lo que me importa es que suelten a mi mamá porque es una mujer inocente y se resuelvan las cosas como corresponde. Quiero que trabajen correctamente”, sentenció.

Cabe recordar que la investigación lleva varios meses y cuenta con escuchas y seguimientos que incriminan a Vidal Ríos (sobre quien pesa una orden de captura nacional dictada por el juez Walter López Da Silva), de quien se desconoce su paradero más allá de la comunicación telefónica que entabló esta mañana con este medio.

Por último, enfatizó que “no tengo drama de decir la verdad. Estuve preso por robo. Pagué con tres años en la cárcel de Floresta. No lo voy a negar, pero este bochorno es una vergüenza. No voy a vivir toda la vida en la clandestinidad y me voy a entregar, pero ahora pido que trabajen y lean la causa. Ni yo ni mi madre tenemos nada que ver”. 

Lo más leído