WhatsApp de Publicidad
Seguinos

desgarrador relato de una madre

El calvario de una joven: se tuvo que ir de Bahía porque su ex pareja la iba a matar

Alejandra detalló la pesadilla que vivió la joven. "El sábado es mi cumpleaños y ella no va a estar por culpa de un tipo que se siente impune", resaltó.

Alejandra está muy triste, en un contexto donde el caso Úrsula está muy fresco en la opinión pública. Motivos no le faltan para sentir el desamparo de la Justicia por la pesadilla que vive su hija, quien tuvo que mudarse de Bahía Blanca después del hostigamiento y persecución de su ex pareja que se extendió durante meses y la obligó a tomar la drástica decisión de comenzar su vida, lejos de sus verdaderos afectos.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, la mujer referenció que la joven "venía con una relación de más de dos años. Al principio todo parecía estar bien hasta que su pareja se tornó agresiva, se separaron hasta que él pudo convencerla. Sin embargo las agresiones verbales y físicas volvieron. Le dictaron una perimetral, pero cuando la cruzaba la agredía. Un día llegó a subir justo al colectivo para no ser atacada por este hombre".

"Ella trabajaba todos los días, salvo los lunes que era su día franco, estaba en blanco, pero se tuvo que ir de la ciudad por esta situación. El 2 de diciembre volvió porque quería pasar las Fiestas conmigo y el 23 se lo cruzó en la Plaza Rivadavia, donde volvió a atacar. Una amiga intercedió para defenderla. Le pregunté por qué no me había llamado y me dijo que ya lo había arreglado, que no había ningún policía y que la gente solo miraba", expuso, con la voz entrecortada y notablemente dolida por lo que está viviendo.

En su charla con el periodista Germán Sasso, recordó un episodio: "Antes de que ella abandonara la ciudad, fui a buscar a este muchacho, lo esperé en un lugar, me bajé del auto y le dije de todo, que no la molestara más y que no se acerque más porque tenía una perimetral. No le pegué, pero fui directa al hablarle. Le pedí por favor que se olvidara que mi hija existe. Como todos los violentos se cree una persona impune".

"El sábado es mi cumpleaños, hablo todos los días con ella y le pregunto cuándo va a volver. Y me dice que a Bahía no piensa regresar porque tiene miedo, que está cansada de que este sujeto la moleste. Él sigue libre, como si nada. Es malabarista, mucho más grande que ella. La Justicia no hace nada. Si ella vuelve, le va a pasar lo mismo que a Úrsula, como tantas otras chicas que están pasando lo mismo. Y si uno hace algo por mano propia va preso. Es algo cansador. Mi hija se fue lejos, gracias a Dios, pero como mamá sé que no va a volver", sintetizó Alejandra, en otro segmento de la entrevista radial.

Por último, lamentó que" nadie defiende a las chicas, por más que avisen lo que están viviendo. Pisa Bahía y el tipo la encuentra. No se puede vivir así, la Justicia tiene que hacer algo. La manipula y le dice que si no vuelve con él, se mata. Tengo más hijos y he pensado en asesinarlo, pero sé que no puedo hacerlo. La última vez que vi a este hombre se me rio en la cara, me dice que ella empezó. No acepta que no estén juntos. Esa gente no cambia, por más que prometa y pida perdón o diga que la ama. Siempre fue una piba re laburadora, terminó la secundaria y aparece este hombre que le sacaba la plata. Uno como mamá se siente muy impotente, no puedo esperar que me la entreguen en un cajón. Vi a la mamá de Úrsula y me animé a relatar esta situación".

Lo más leído