WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Copa Diego Maradona

Ganaron Boca y River: ambos son líderes en su grupo

El Xeneize le dio vuelta el clásico a Independiente. El Millonario goleó a Huracán.

Boca tiró toda la jerarquía al campo de juego sobre el final y dio vuelta el clásico. Con goles de Franco Soldano y Edwin Cardona, le ganó 2-1 a Independiente por la Zona A de la Copa Diego Maradona. Silvio Romero había abierto el marcador para el local, que dilapidó un penal en la primera etapa.

La visita, con una formación alternativa y la presentación del juvenil Alan Varela en el eje de la cancha, asumió el comando del encuentro, buscando aclarar el juego desde el doble 5. El dueño de casa ofreció libertades, pero sólo en media cancha. A partir de que los auriazules cruzaron la línea media, la presión del dueño de casa se encendió, buscando forzar errores para salir en velocidad con las flechas en ataque, como el inquieto Velasco.

Cuando ninguno de los dos había llegado claro a la valla adversaria, Zárate perdió el balón, y el Rojo pisó el acelerador. Menéndez estiró para la carrera de Bustos, autor del centro preciso para el ingreso de Silvio Romero, quien firmó el 1-0 a los 20 minutos de acción.

A partir de la apertura del marcador, los de Pusineri se sintieron más cómodos en el encuentro. Desde la conducción de Roa, un enlace atrasado, con su tridente de ataque dispuesto a asociarse en paredes o el pasaje de los laterales, visitó más seguido a Rossi. Velasco, por caso, remató de frente y el tiro no enfiló hacia el arco boquense porque se cruzó Ávila, con buen timming, para evitarlo.

Sobre el final, la polémica. De un penal no sancionado para Boca (por una mano antinatural de Lucas González), llegó la posibilidad desde los 12 pasos para el Rojo (tras la falta de Ávila a Menéndez), que asumió Roa y Agustín Rossi atajó con pericia.

En el inicio del segundo tiempo, Boca fue más incisivo, más allá d que sufrió en el mano a mano desperdiciado por Roa. Lo tuvo Soldano de cabeza en el inicio, también Zárate, y forzó al local a, por momentos, dedicarse solamente a defender.

Boca empezó a inyectar más jugadores titulares en el campo, en busca de la igualdad. Pero no le reportó necesariamente en funcionamiento. De hecho, un pase al medio de Cardona casi deriva en el 2-0 de Soñora. Sin embargo, las corridas de Villa, el peso específico en el área y la pegada de Edwin comenzaron a encontrar grietas en Independiente.

Por empuje y voluntad, alcanzó el 1-1 a los 37 minutos. El propio Cardona ejecutó con precisión un lanzamiento de pelota parada, Sosa salió y quedó mal parado, Soldano, de cabeza, dejó atrás las críticas y se apuntó la igualdad.

Boca olió sangre y, como el tiburón, fue en busca de su presa. Zárate pudo ampliar el score y, a los 46, Cardona le adjudicó los tres puntos a su equipo, un empujón anímico ideal para el miércoles, cuando juegue la revancha del cruce por los cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Racing (la ida la perdió 1-0).

Independiente, por caso, sufrió un nuevo golpe. Al tropiezo ante Huracán (tras ir ganando 2-0) y a la eliminación ante Lanús por la Copa Sudamericana, se sumó la caída clásica, cuando pensaba que tenía el triunfo asegurado en sus brazos.

TABIÉN GANÓ RIVER

River Plate, que viene de pasar a las semifinales de la Copa Libertadores 2020, le ganó 3-1 a Huracán por la segunda fecha de la Copa Diego Armando Maradona. Con un equipo integrado por mayoría de titulares, el Millonario lidera la Zona Campeonato junto con Boca y Argentinos, con cuatro unidades.

La visita se puso en ventaja a los 26 minutos con gol de Matías Suárez y amplió a los 34′, a través de Nicolás De La Cruz. En el complemento, Andrés Chávez, de penal a los 20′, descontó para el Globo, pero otra vez De La Cruz, la figura del partido, decretó el 3-1 a los 35′.

El encuentro se disputó en el estadio Tomás A. Ducó de Parque de los Patricios, con el arbitraje de Germán Delfino, quien expulsó por doble amonestación a Paulo Díaz a los 44 minutos del segundo tiempo. Televisó TNT Sports.

En los primeros 45 minutos River fue muy superior. Un encuentro que comenzó chato y con pocas acciones de peligro, el equipo de Núñez lo resolvió en media hora de juego. Tuvo la tenencia de la pelota (63%), la usó mejor, ya que remató en siete oportunidades, tres fueron al arco y dos terminaron en gol. Además, desde la elaboración, los de Gallardo tuvieron una efectividad de pases por encima del 76 por ciento, datos que reflejaron su supremacía y el absoluto dominio para irse al descanso con clara y merecida ventaja.

De Huracán muy poco. Apenas un intento de Briasco, quien le bajó la pelota a Hezze, que de media vuelta dentro del área remató forzado y desviado. River contó con la propia por obra de Carrascal, que fue justo tapado.

Luego de veinte minutos en los que los dos apostaron a la pelota detenida como para intentar generar peligro, River metió la primera mano de nocaut, a los 26m., con un desborde de Fabrizio Angileri, que fue conectado de cabeza por el colombiano Borré y que le permitió al cordobés Suárez ensayar una extraña pirueta, por atrás de todos, para vulnerar la valla de Cambeses. El gol sacudió la estructura de un Globo que se las había arreglado bien en el tramo inicial, con las tareas de los jóvenes Hezze y Rolón, aun cuando no gozaba de profundidad en los metros finales. Y cualquier atisbo de reacción lo neutralizó ese centro-tiro al arco del uruguayo De la Cruz (34m.) que generó inmovilidad en el guardavallas Cambeses y se alojó en el fondo del arco para decretar el 2-0. Una diferencia, tal vez exagerada, pero que premió la mayor jerarquía colectiva del Millonario. Antes de terminar la etapa, Matías Suárez encaró un contraataque y remató cruzado, cerca.

En el complemento, el primer cuarto de hora fue muy bueno para Huracán, que pudo equilibrar las acciones. El Globo adelantó las líneas, le disputó la tenencia de la pelota y contó con la más clara en un confuso centro al área, en el que Juan Fernando Garro cabeceó al travesaño a los 14. Luego, mediante un absurdo penal de Paulo Díaz a Briasco, Andrés Chávez pudo cambiarlo por gol. Durante ese lapso, el Millonario sintió el golpe y pudo sufrir el empate tras una salida fuerte de Armani sobre Briasco, que todos reclamaron penal. Si bien la infracción existió, la jugada previa debió haberse anulado por mano de un futbolista de Huracán.

River de a poco se acomodó el partido y mucho tuvieron que ver los cambios de Marcelo Gallardo. Primero con el ingreso de Julián Álvarez, quien tuvo su gol tras una gran jugada personal, con enganche y remate por encima del travesaño. Y luego, porque el ingreso de Sosa le dio más libertad a Nicolás De La Cruz, quien decretó el partido con un golazo. A 38, cuando Huracán se arriesgaba en procura del empate, aparecieron los espacios, una maniobra que Carrascal manejó con maestría y que definió De la Cruz, con un remate ajustado contra el primer palo de Cambeses. 3-1 y asunto concluido.

El Globo venía de sumar tres puntos en la primera fecha de la zona A luego de darle vuelta el partido a Independiente: perdía 0-2 y terminó ganando 3-2, mientras que el equipo dirigido por Marcelo Gallardo había igualado 1-1 con Argentinos Juniors. Ahora, el Bicho, que abrió la segunda fecha el viernes con un triunfo ante Arsenal, el Millonario y Boca, que dio vuelta el partido ante Independiente sobre el final, son los líderes del grupo.

El jueves por la noche, en Montevideo, River goleó a Nacional de Uruguay por 6-2 y alcanzó su clasificación a las semifinales de la edición 2020 de la Copa Libertadores. El equipo de Gallardo obtuvo su séptimo pasaporte a semifinales en las ocho participaciones continentales que sostuvo desde mediados de 2014 a la actualidad, con dos Copas Sudamericanas y seis Libertadores.

La marca que se va a ratificar el 5 de enero cuando reciba en el partido de ida a Palmeiras, de Brasil, incluye cuatro participaciones consecutivas en las semifinales de la Libertadores, desde aquel cruce que perdió con Lanús en 2017. Enfocado en la Libertadores, River tampoco quiso descuidar el torneo local, por lo que ante Huracán jugaron los habituales titulares, en su mayoría.

Fuente: Infobae


Lo más leído