WhatsApp de Publicidad
Seguinos

3 de diciembre

Día Internacional de las Personas con Discapacidad: hacia un mundo inclusivo

Lo declaró la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1992 para promover sus derechos y bienestar. Los datos y los ejes de la campaña de este año.

Mediante la resolución 47/3, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 3 de diciembre como Día Internacional de las Personas con Discapacidad en 1992. Todo con el objetivo de promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos sociales y de su desarrollo. Además, se creó para concienciar sobre su situación en relación a su vida política, social, económica y cultural.

Para impulsarlo, este año la Unesco propuso una semana de celebraciones bajo el lema: “Reconstruir mejor: hacia un mundo inclusivo, accesible y sostenible después del COVID-19 por, para y con las personas con discapacidad”. Además, propone una Campaña Mundial de Sensibilización que “Cuenta nuestras historias, habilita nuestros derechos”, en redes sociales.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud asegura que las previsiones indican que la cifra de personas con discapacidad aumentará como consecuencia del envejecimiento de la población y de la creciente prevalencia de las enfermedades no transmisibles.

Señalan que aunque las personas con discapacidad se vean desfavorecidas, no todas ellas enfrentan los mismos obstáculos, ya que estos dependen de varios factores, como el lugar donde viven y la equidad en el acceso a la salud, la educación y el empleo. En este marco, la organización comparte diez datos sobre las personas con discapacidad:

  • Más de 1.000 millones de personas padece algún tipo de discapacidad. Eso es alrededor del 15% de la población mundial. Entre 110 y 190 millones de personas tiene grandes dificultades. Y las tasas aumentaron por el envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas.
  • La discapacidad afecta de manera desproporcionada a las poblaciones vulnerables. Los países de ingresos bajos tienen un mayor número de prevalencia de discapacidades que los países de ingresos altos. La discapacidad es más común entre las mujeres, las personas mayores y los niños y adultos que son pobres.
  • Las personas con discapacidad no suelen recibir la atención en salud que necesitan. La mitad de las personas con discapacidad no pueden pagar la atención de salud frente a un tercio de las personas sin discapacidades. Las personas con discapacidad son más de dos veces más propensas a considerar insatisfactorios los servicios de salud que se les dispensan.
  • Los niños con discapacidad tienen menos probabilidades de ser escolarizados que los niños sin discapacidad. Por ejemplo, la diferencia entre el porcentaje de niños con discapacidad y el porcentaje de niños sin discapacidad que asisten a la escuela primaria oscila entre el 10% en la India y el 60% en Indonesia.
  • Las personas con discapacidad tienen más probabilidades de estar desempleadas que las personas sin discapacidad. Los datos mundiales indican que las tasas de empleo son más bajas para los hombres con discapacidad (53%) y las mujeres con discapacidad (20%) que para los hombres sin discapacidad (65%) y las mujeres sin discapacidad (30%).
  • Las personas con discapacidad son vulnerables a la pobreza. Viven en condiciones peores como alimentación insuficiente, vivienda precaria, falta de acceso al agua potable, que las personas sin discapacidad. Debido a los costos adicionales que general, como atención médica o dispositivos de ayuda, las personas con discapacidad suelen ser más pobres que las no discapacitadas con ingresos similares.
  • La rehabilitación ayuda a potenciar al máximo la capacidad de vivir normalmente y a reforzar la independencia. Datos de cuatro países de África meridional indican que solo un 26 y el 37% de los que necesitaban servicios de rehabilitación médica lo reciben y que solo entre el 17 y el 37 % cuenta con dispositivos de ayuda como silla de ruedas, audífonos o prótesis.
  • Las personas con discapacidad pueden vivir y participar de la comunidad. Incluso en países de ingresos altos, entre el 20 y el 40% de las personas con discapacidad no ven satisfechas sus necesidades de asistencia en relación a las actividades que realizan cotidianamente.
  • Los obstáculos discapacitantes se pueden superar. Se puede promover el acceso a servicios generales, invertir en programas específicos, adoptar una estrategia de acción, mejorar la educación del personal y fortalecer la investigación, entre otras cosas.
  • La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad tiene por objetivo promover, proteger y asegurar el goce de los derechos humanos por todas las personas con discapacidad. Hasta la fecha han firmado más de 170 países y organizaciones de integración regional.

Fuente: TN


Lo más leído