WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Tiene 38 años

El ex Olimpo Gastón Aguirre vuelve del retiro para jugar en Temperley

Hasta ahora, se desempeñaba como director técnico en la reserva de ese mismo club.

“Me había retirado, pero no como quería, dentro del campo de juego. Sentía que algo me faltaba, tuve mucho tiempo para pensar en la cuarentena y voy a volver a jugar, tal vez esto me da una chance de poder concretar el sueño de retirarme en un tiempo con la camiseta de Temperley”, cuenta el ex Olimpo Gastón Aguirre, con 38 años y en camino a los 39: los cumple en noviembre.

El diario digital Infobae se hace eco de la vuelta al fútbol del defensor en plena pandemia: “Voy a ver en las prácticas cómo está este cuerpito”, se ríe el “Tonga”, de dilatada trayectoria en el fútbol profesional, con tránsito por las selecciones juveniles de José Pekerman, en el combinado Sub 23 de Marcelo Bielsa, en el Aurinegro bahiense, en Newell’s, San Lorenzo; con títulos e hitos que atesora, pero que no logran imponerse sobre su esencia.

“Lo que más valoro es el reconocimiento de mi barrio, el resto es secundario. Temperley es un club familiero, le voy a estar siempre agradecido. Hoy está mejor posicionado, hace varios años no era lo mismo que es ahora. Sigo estando en el mismo lugar de siempre, frecuento los mismos lugares, tengo a los amigos del barrio. Lo que más rescato de estos 20 años es eso”, dice, evitando con naturalidad el imán de las luces.

Luces que conoció, con las que convivió y hasta disfrutó, aunque hoy lo que lo mueve es la pasión. Cuando a muchos la cuarentena les quitó las ganas de jugar por la cuesta que propone una nueva puesta a punto a cierta edad, a Aguirre lo empujó otra vez hacia el césped. “Nunca dejé de entrenarme, incluso encerrado me preparaba con algún tutorial de Youtube, después cuando se pudo empecé a salir a andar en bici, a trabajar al aire libre. Estoy ansioso de ver a mis compañeros, de disfrutar del vestuario”, plantea.

“Cuando había tomado la decisión de dejar el fútbol, dirigir la Reserva de Temperley me llevaba mucho tiempo; no es que me venía preparando para ser técnico, pero pasaba los días mirando videos, jugaba al fútbol con amigos y me tenía entretenido. Pero la gente de San Martín me llamó para volver, me llamó el técnico. Charlamos y la verdad es que mucho no tardó en convencerme; este tipo de oportunidades se da pocas veces. Por algo llegó, voy a tratar de aprovecharla, ojalá pueda volver a disfrutar en un campo de juego, terminar mi carrera de la mejor manera. Estoy con ganas, entusiasmado con el proyecto”, describe Aguirre la cronología del volantazo al destino.


Lo más leído