WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Necesitaba una prótesis en la cadera

El insólito error por el que no pudieron operar a una joven puntaltense

“La ortopedia mandó mal el tamaño de la prótesis y la cabeza del fémur era más grande de lo que yo necesitaba”, contó Karen Sánchez.

Karen Sánchez protagonizó un tremendo peregrinaje para poder operarse de una malformación congénita en su cadera derecha que le produce fuertes dólores y graves problemas para caminar. La joven profesora puntaltense inició un emprendimiento de venta de tortas y postres para poder costear los gastos (unos 500 mil pesos) y luego de un tiempo, logró reunir el dinero.

Todo marchaba a la perfección y de hecho, Karen se internó ayer en el Hospital Penna de nuestra ciudad para someterse a la correspondiente cirugía. Pero algo falló y el sueño de esta joven se vio truncado, al menos, momentáneamente.

“La operación era hoy a la mañana. Ayer me internaron y me realizaron todos los estudios correspondientes y estaba todo bien. A las 7.30 me bajaron a quirófano, me colocaron el suero, me pusieron sedantes para tranquilizarme y cuando estaba por cerrar los ojos, se acercó mi médico y me dijo que la operación no se iba a poder realizar”, explicó en diálogo con el programa Nunca es Tarde, de LA BRÚJULA 24.

¿Qué fue lo que pasó? La ortopedia mandó mal el tamaño de la prótesis y la cabeza del fémur era más grande de lo que la contextura física de Karen demandaba.

“De Emiliano (su doctor de cabecera) y de los médicos del Hospital Penna no tengo quejas. Me explicaron la operación de principio a fin, le consulté todas las dudas e hicieron todo lo posible para que la cirugía se lleve a cabo en tiempo y forma, pero me terminaron pidiendo disculpas”, relató.

Karen remarcó que los doctores “llamaron a todas las ortopedias de Bahía”, pero ninguna tenía el tamaño que ella necesitaba, por lo que se volvió a su casa de la misma manera en la que llegó y con la incertidumbre nuevamente a cuestas.

“Los médicos pidieron el tamaño correspondiente de acuerdo a mi contextura física, pero desde la ortopedia mandaron todas las piezas chiquitas, menos la cabeza del fémur, justo donde está el origen de mi problema. Esa es más grande de lo que yo necesito y no me sirve”, dijo.

Ahora, la ortopedia en cuestión deberá devolverle el dinero. El tema es que se trata de una prótesis importada y que cuando la consigan, no sabrá el verdadero valor.

“Ahora hay que ver los valores, el tiempo que va a tardar y esperar. Mis doctores, a los que les agradezco por su sinceridad, ya se comunicaron con ortopedias de Buenos Aires. Esperemos que se resuelva lo antes posible”, se resignó.


Lo más leído