WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Un delincuente peligroso

Trasladan a la cárcel de Villa Floresta al acusado de balear y matar al hijo de Carolina Piparo

Se trata de Carlos Moreno Peña, quien se encontraba alojado en un instituto neuropsiquíatrico. Días atrás, la diputada provincial denunció amenazas por parte de este sujeto.

Un día después de que la diputada provincial Carolina Píparo (Juntos por el Cambio) denunciara amenazas por parte de uno de los detenidos por el brutal ataque del que fue víctima hace casi una década, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) decidió trasladar al sospechoso de las intimidaciones a la Unidad Penitenciaria N° 4 de Villa Floresta, en nuestra ciudad.

Así lo confirmaron fuentes consultadas por LA BRÚJULA 24. Se trata de Carlos Moreno Peña, quien hasta las últimas horas estaba alojado en el Instituto Neuropsiquiátrico de Seguridad de la Unidad 34 de Melchor Romero, en La Plata, aunque ahora se decidió trasladarlo a una cárcel común. 

"A Moreno Peña le hicieron estudios psiquiátricos y resultó que su patología no requería que permaneciera en el Instituto Neuropsiquiátrico de Melchor Romero, así que se ordenó su traslado a Bahía Blanca", explicaron desde el gobierno provincial.

Piparo denunció que las amenazas habían sido escritas en su muro de Facebook por un usuario identificado como Carlín Moreno. Después de que la diputada hiciera públicos los mensajes intimidatorios, el SPB hizo una requisa en la U34 y encontró, oculto debajo de un televisor en la celda 223 del pabellón 9, un teléfono celular que había sido ingresado al penal sin ser declarado.

Cabe recordar que la semana pasada, a instancias de un fallo del Tribunal de Casación Penal bonaerense, los internos de las unidades provinciales tienen autorización para usar teléfonos celulares con el fin de comunicarse con sus familiares, ya que desde que rige la pandemia del coronavirus no reciben visitas. Pero los aparatos móviles que tengan y usen deben ser declarados y registrados. Además, no está permitido que se los utilice en redes sociales: solo llamadas y mensajes de WhatsApp.

"No se sabe si las amenazas las realizó precisamente Moreno, teniendo en cuenta que los mensajes son posteriores a la hora en que ya se había secuestrado el móvil. Hay una fuerte sospecha de que alguien le está operando su perfil de Facebook desde otro lugar", le comentaron a LA BRÚJULA 24 fuentes oficiales.

Piparo publicó un tuit con tres capturas de pantalla en el que describió: "Esto me escribe el hombre que asesinó a mi hijo el día que liberan el uso de celulares y redes. ¿Qué pensaron que iban a hacer? ¿Llamar a la abuela?". Y luego sostuvo: "No alcanza con Foucault, Zaffaroni y con creer que son víctimas del sistema y blah; hay que sentarse a estudiar criminalística, analizar seriamente cada medida. Yo puedo poner esto y me pueden leer varios, pero habrá miles de víctimas hostigadas que no tienen ni eso. ¡Háganse cargo!".

Según se puede ver en las imágenes, el hombre le escribió diversos mensajes como: "De mí tampoco te olvides, Carlos Moreno", "El mismo que te disparó, Carolina Piparo, basura de mujer" y "Acá adentro, mejor que nunca, unidad 34".

EL CASO

Píparo fue baleada el 29 de julio de 2010 cuando con su madre, María Ema Cometta, retiró dinero de la sucursal del Banco Santander Río de 7 y 42, en La Plata, y se dirigió a su casa, en las calles 21 y 36 de la capital provincial.

Allí, dos hombres en moto la atacaron y la golpearon para intentar robarle el dinero y uno efectuó un disparo que impactó en el mentón de Píparo y le perforó un pulmón. La mujer fue trasladada de inmediato al Hospital de Gonnet donde fue sometida a una cesárea de urgencia de la que nació su hijo Isidro, aunque murió una semana después.

En 2013, el Tribunal que juzgó el caso impuso prisión perpetua a Moreno, de 27 años, a quien Carolina identificó como el tirador; a Luciano López, de 27 años, conductor de la moto que la siguió; a Carlos Jordán Juárez, de 52 años, y a ‘Pimienta’ Silva, encargados de ‘marcarla’ adentro y afuera del banco; y a Juan Manuel Calvimonte, de 32 años, por reclutar a todos los integrantes.

Sin embargo, luego el Tribunal de Casación provincial le bajó la pena a Silva a 23 años de prisión, tras lo cual, el condenado solicitó en 2018 que le otorguen el arresto domiciliario por problemas de salud.

Un perfil complejo

Inestable, con problemas de conducta y desequilibrios emocionales severos, Carlos Moreno (28), condenado a perpetua por balear en una salidera bancaria a Carolina Píparo, embarazada de nueve meses, pasó casi toda su estadía en prisión en un penal para pacientes psiquiátricos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Moreno tuvo dos intentos de suicidio. Desde que lo apresaron el 5 de agosto de 2010 por el ataque contra la mujer lo derivaron a la Unidad 34 de Melchor Romero. Es un Instituto Neuropsiquiátrico de Seguridad, donde alojan a detenidos con problemas mentales.

Estaba bajo un cuadro intenso de adicción cuando lo encontraron en una casa de la periferia platense. Apenas podía hablar, según recordó uno de los policías que intervino en el operativo.

(Fuentes: LB24, Clarín y La Nación)

Lo más leído