WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Lo dijo la hermana de una víctima

Caso 911: "El fallo fue una vergüenza"

Perla Gavilán criticó la actitud del jurado. Dijo que "fue muy raro porque se cambiaron dos votos" y resaltó que "no había dudas de que el operador era culpable".

Fuente Foto Canal 7

Perla Gavilán es la hermana de Ramiro, una de las víctimas del hecho por el que la semana pasada fueron enjuiciados un operador del 911 y una médica del servicio de emergencias, lamentó y criticó severamente el fallo de dicho proceso judicial, al que tildó de vergonzoso.

Renata Pierini Lerner y Juan Manuel Sánchez fueron declarados culpables en el juicio por jurados al que fueron sometidos por el fallecimiento de una pareja por inhalación de monóxido , en un caso ocurrido el 21 de junio de 2016, en el barrio Las Cañitas.

Pierini Lerner fue encontrada culpable por homicidio culposo, mientras que Sánchez, por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

"Nos deja sorprendidos por completo como a todos los que estábamos en la sala, sobre todo la desprolijidad a la hora de la lectura. La cara de todos era de que no entendíamos lo que estaba pasando", dijo Perla con indignación.

Asimismo, remarcó que "entender que él es no culpable y ella culpable es una contradicción absoluta, pero lamentablemente esto es lo que tenemos con la Justicia, porque tampoco podemos apelar el fallo. Es una vergüenza la condena".

Y recordó las pruebas que fueron expuestas en el debate, como por ejemplo los audios de aquella fatídica noche en que perdieron la vida su hermano y su cuñada. "No hay dudas, cualquier persona se da cuenta de que ese chico escuchó los audios en silencio y no intervino. Él perdió contacto con Ramiro y se escucha clarito la voz de una chica que estaba hablando atrás y pedía que se parara".

"Creo que -Sánchez- nunca se dio cuenta que el teléfono estaba abierto. Es un cachetazo, una sensación de impunidad total, esto no tenía forma de discutirse", argumentó.

Por otra parte, Perla se refirió al jurado del juicio. "Es llamativo que se haya quedado estancado en los dos casos, respecto del operador y también de la médica, o sea que fueron dos votos los que se cambiaron. No entiendo cómo alguien puede hacer eso, porque cambió la vida de un montón de personas con eso que pasó".

"Es raro por lo menos. No sé qué pensar, porque encima hablamos de doce personas que no se conocen. El operador, después de todo lo escuchado en el juicio, no tenía chances de ser absuelto", expuso.

La nota completa:

EL CASO

El hecho ocurrió en la vivienda de la calle Malharro 2538, donde Micaela Hernández, quien tenía 29 años, y Ramiro Gavilán, de 28, murieron luego de comunicarse dos veces con el número de emergencias 911 para solicitar ayuda, llamado que atendió Sánchez.

Al primero se lo responsabilizó de no haber cumplido con el protocolo, haciendo caso omiso a la gravedad de la situación, ya que tardó 8 minutos y 20 segundos en avisar de la emergencia; mientras que a la profesional de la salud se le cuestionó su presunta conducta negligente.

La llamada ingresó al sistema minutos antes de las 17 de ese día y una ambulancia llegó hasta la puerta de la casa, pero como nadie atendió se retiraron. Los cadáveres recién fueron encontrados cerca de las 21 por el padre de la joven fallecida.

Al poco tiempo, Sánchez fue desplazado de su cargo junto al entonces responsable del servicio de emergencias, Fernando Cappa.

Lo más leído