WhatsApp de Publicidad
Seguinos

NOCHE DE FURIA

Agredió a la policía con una pala y mordió a un efectivo en el labio

Todo sucedió minutos antes de la medianoche en Zapiola al 900 donde el detenido discutió con sus padres. Un efectivo terminó en el hospital.

En pleno barrio universitario se vivió una noche agitada. Dos efectivos policiales acudieron a un llamado por violencia doméstica en una vivienda de calle Zapiola al 900, pero de inmediato debieron pedir refuerzos.

Fuera de sí, el dueño de casa, Nicolás De Angelis (37) agredió a los uniformados con una pala, y no contento con esto, se resistió y escapó del lugar arrojando ladrillazos a la policía.

Rápidamente los móviles comenzaron a buscarlo en las inmediaciones, pero en pocos segundos regresó a su domicilio, optando por una medida radical: se trepó al techo para que no lo detengan. Desde allí seguía arrojando varios elementos contundentes y comenzó a amenazar a los policías con un vidrio roto a modo de arma blanca.

Debido a esta situación, se pidió la asistencia de los bomberos, para intentar bajarlo con escaleras. Sobre las 00.30 una dotación se acercó al lugar y prestó colaboración, y minutos más tarde los policías lograron detener al agresor.

Uno de los oficiales que trabajó en el hecho debió ser trasladado hasta el Hospital Municipal, con un fuerte golpe en la cabeza y un corte en la cara.

Según información a la que tuvo acceso la redacción de LA BRÚJULA 24, el agresor estaba fuera de sí, probablemente drogado.

Testigos indicaron que primero le pegó a su madre, también discutió con su padre. También rompió la luneta de un patrullero.

Pero claramente la peor parte se la llevó el efectivo que fue derivado al hospital, al cual le mordió el labio superior, provocándose un desprendimiento y la necesidad de recibir sutura.

Lo más leído