WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Ley impositiva bonaerense

Se trabó la negociación y hay dos puntos en conflicto

La negociación no avanzó y fracasó la sesión prevista para hoy. Los senadores de Juntos por el Cambio se quejan de que la norma otorga excesiva discrecionalidad al Ejecutivo. En el oficialismo defienden la progresividad de la reforma.

Las negociaciones se están dando contra reloj y la oposición está haciendo valer su mayoría de 26 legisladores sobre un total de 46 senadores para sumar y restar en el texto de la Ley Impositiva 2020, enviado por la administración del Frente de Todos a la legislatura el pasado 24 de diciembre y que busca que se apruebe antes del 30 de diciembre.

La sesión programada para hoy se cayó. El oficialismo no logró convencer a la oposición y, aseguran, hay pocas chances de que esto suceda mañana viernes. Todos empiezan a mirar el lunes 30 como la fecha para resolverlo.

Mientras se negocia artículo por artículo, los senadores de la oposición están terminando de analizar la norma y surgió una nueva preocupación. Según explicó off the record un legislador bonaerense, la discusión no sólo está en los topes fijados de los valores para los impuestos a los inmuebles urbanos y rurales, sino que ahora también existe la posibilidad de que eso se modifique durante el año.

Hay muchas dudas respecto a la posibilidad de un revalúo. Cuando se establece la progresividad del impuesto inmobiliario, la norma señala que “el impuesto resultante por la aplicación de la presente escala no podrá exceder respecto del calculado en el año 2019”.

Este punto genera discrepancia entre los senadores de Juntos por el Cambio. "Los valores a pagar se pueden ir por las nubes y ponen tope”, agregó uno de los encargados de hacer los números y revisar la letra chica.

La posibilidad del revalúo no fue la única queja de la oposición, que también objetó los topes utilizados para segmentar los impuestos.

“Nosotros entendemos que la segmentación no es tal porque los valores son muy bajos. Si tomamos en cuenta que el segmento más alto del impuesto urbano es para propiedades de más de $680.000, creemos que a buena parte de la sociedad de la provincia le tocará el ajuste mayor. Lo mismo sucede con los campos. Hay campos que salen más de 3 millones de pesos y tienen más de 2.000 hectáreas pero que no tienen el mismo rendimiento que aquellos que están en la zona núcleo de la provincia y en definitiva estarían pagando lo mismo”, señalaron los legisladores que estaban esperando la visita del director ejecutivo de ARBA, Cristian Girard.

Los legisladores quieren subir ese tope porque, aseguran, impacta en buena parte de la población de la provincia de Buenos Aires. “Le pega a la clase media que es quien va a tener que hacer frente al ajuste” explican en la bancada, repitiendo lo que hasta hace unos meses señalaba el ahora oficialismo.

Fuente: Infobae.


Lo más leído