WhatsApp de Publicidad
Seguinos

testimonio revelador

Otra denuncia contra el Padre Mauro: "Me regaló bombachas y me pedía fotos"

Una joven acusó al sacerdote y dijo que recibió amenazas para que no hablara. Además, contó que el propio párroco le confesó que iba a un cabaret acompañado por un catequista abusador y que tenía sexo con monjas.

Otra joven eligió La Brújula 24 para hacer pública una denuncia contra el Padre Mauro Henrique Cantanhede Ferreira, quien fue acusado de abuso sexual por una catequista.

En diálogo con el periodista Germán Sasso, la chica aclaró que el párroco no llegó a concretar con ella ningún abuso físico, pero sí puso énfasis en lo que consideró una actitud repudiable.

Primero, contó cómo fue el inicio de la relación entre ambos. "Me acerqué a la iglesia -San Roque- mediante una amiga de Acción Católica. Empecé a conocer gente, tenía varias actividades y me hacía muy bien pasar tiempo ahí".

"Me confesaba con él y hasta formamos una amistad. Él me escuchaba y aconsejaba. En un momento empezó a venir a mi casa y, como éramos amigos, subía y tomábamos un café. Mientras, charlábamos de la vida".

"En el último tiempo me empezó a decir que era hermosa. Y hasta me llegó a decir que era su 'angelito' guardián. Yo le pregunté si eso se lo decía a otras mujeres y me confesó que si. Por eso le reproché, porque me parecía mal todo eso, jugaba con los sentimientos de las personas", indicó la denunciante.

Y habló de la última vez que lo vio en en su casa. "Estábamos charlando y de pronto empezó a contarme su vida sexual. Primero me dijo que lo atraía un chico de San Roque, pero siempre se reía. Me contó que se masturbaba con fotos, que tenía sexo oral y carnal con monjas, pero no me especificó de dónde. Incluso me aseguró que iba a cabarets con José Luis Andersen -el catequista condenado a 20 años de cárcel por violar a un nene- y que se ponía pelucas para que no lo reconocieran".

"También me dijo que tenía sexo anal con primas suyas en Brasil", relató la joven, quien a su vez explicó cómo fue su reacción: "No podía creer lo que escuchaba".

En su relato, la chica se refirió al día en el que el cura le regaló dos tangas. Momento en que ella decidió ponerle punto final al vínculo. "Fue para mi cumpleaños. Vino a mi casa, me tocó timbre y me pidió que bajara. Me dio dos paquetes, en uno había una virgencita y en el otro dos colaless con lentejuelas y plumas".

"Me pidió que me sacara fotos en bombacha y arriba sin nada y que se las mandara. Automáticamente me puse a llorar, había quedado como aturdida. Ahí lo eché de mi casa y lo primero que hice fue tirarlas. Mi familia me dijo que al haberlas tirado no tenía pruebas, sino hubiéramos denunciado".

Después, sostuvo, nunca más se vieron personalmente. Pero igual habló de amenazas y malos tratos. "Él no tenía celular, le escribí por Facebook para preguntarle por qué había actuado así y que por favor se disculpara. Pero nunca lo hizo, solamente se burlaba de mí, me amenazaba y me prohibió el ingreso a la parroquia".

Por último, contó lo que sintió cuando se enteró de la grave acusación que por estas horas tiene al Padre Mauro en la mira de la justicia. "Me removió todo, empecé a recordar todo nuevamente y siento mucha impotencia por como denigran a 'Ana'. Yo se que es todo cierto lo que dice ella".

El testimonio completo:


Lo más leído