WhatsApp de Publicidad
Seguinos

SE DIJO EN LA BRÚJULA 24

"Me metieron una pastilla en la boca en el baño del Club"

Una joven acusó a una empleada de seguridad del boliche. "No podía estar parada ni hablar, pero estaba consciente", recordó.

Foto Facebook.

Ayelén es una joven de 21 años oriunda de Coronel Pringles -vive en Bahía Blanca- que asegura haber sido drogada el pasado viernes cuando, junto a un grupo de amigas, fue a bailar al Club Universitario. "Me metieron una pastilla", relató.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, la chica contó que estaba en el baño del boliche cuando todo pasó. Y le apuntó a una mujer que tenía puesta una remera con la leyenda "seguridad", como la responsable del ataque.

"Decidí ajustarme el cinturón porque había mucha cola y no me quería demorar. Una señora que supuestamente era la cuidadora del baño se metió en el medio, como para ayudarme con la ropa, y yo no alcancé a decirle nada", señaló indignada.

Y agregó: "Todo pasó muy rápido, me metió una pastilla en la boca y cuando atiné a escupir ya estaba disuelta. Enseguida me empecé a sentir muy mal y cuando me dí vuelta esta mujer ya no estaba".

Luego, indicó Ayelén, serían sus amigas las que la terminarían socorriendo hasta el arribo de sus padres que tuvieron que viajar de urgencia desde la vecina localidad. "No podía mantenerme parada y me sacaron de ahí. No podía hablar, pero estaba consciente. De a ratos era como que me dormía y las chicas no me dejaban".

"Había tomado alcohol, pero muy poco. Me sentaron afuera para que tomara aire y como no reaccionaba me llevaron a la casa de una de las chicas que vive cerca. Ellas no sabían lo que había pasado porque yo no podía hablar, me bañaron y seguía sin reaccionar", contó.

"Después de un rato una amiga llamó a mi mamá. mis papás se vinieron de Pringles y me llevaron al Municipal. Ya estaba más tranquila, pero todavía temblaba. En el hospital me hicieron todos los análisis y me dieron suero para desintoxicarme. Era algo como arenoso, no me lo podía sacar del paladar", explicó. 

Además, la joven, que radicó la denuncia ante la policía, dijo que "lo que a mi me dijo la doctora que me atendió es que ya había despedido todo cuando me llevaron al hospital, que podría haber sido LSD".

Su relato:


Lo más leído