WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Sigue el conflicto con la ex ProFe

Incluir Salud: son 250 mil los afiliados que quedaron sin cobertura en Provincia

Recibían atención médica bajo el programa que depende de la Vicepresidencia de la Nación, pero les cortaron los fondos. En su mayoría tiene discapacidades o vulnerabilidad social.

Pacientes bonaerenses que dependen de un plan público de salud, la mayoría de ellos pediátricos, discapacitados y gente de escasos recursos, quedaron sin cobertura médica y en una situación de alta vulnerabilidad. Así lo informa hoy el diario El Día, de La Plata.

En la Provincia de Buenos Aires son casi 250.000 los beneficiarios afectados debido a que cortaron los fondos del programa Incluir Salud, que además quedó acéfalo por la renuncia de su titular, que oficiaba como director ejecutivo, Nicolás Ginnobili. En Bahía y la zona se calcula que afecta a más de 5 mil personas.

La medida también afecta a 360 trabajadores directos que tenía el programa, que están con una fuerte preocupación. Es que el plan -hoy desfinanciado, según denuncia ATE- depende de la Agencia Nacional de Discapacidad, que responde a la Vicepresidencia de la Nación, a cargo de Gabriela Michetti, y a la Dirección Nacional de Acceso a los Servicios de Salud, que tiene como responsable a Pablo Atchabahian.

Según explicaron fuentes del sector, la situación de algunos pacientes es “desesperante” y la falta de cobertura obliga a trasladarlos a hospitales públicos, ya que al menos el 75 por ciento de los beneficiarios del plan sufre algún tipo de discapacidad.

Incluir Salud está dirigido a titulares de Pensiones Nacionales No Contributivas (PNC), que no cuenten con asistencia de servicios de salud tales como obras sociales, y que voluntariamente se conviertan en afiliados al programa. “Actualmente el Programa cuenta con 245.944 afiliados, los cuales se encuentran sin acceso a la cobertura, lo que los expone a interrumpir su tratamiento con consecuencias directas e irreversibles en la salud y la vida de los mismos, vulnerando sus derechos como ciudadanos y exponiendo la ausencia del Estado”, denunciaron desde ATE.

El programa Incluir Salud daba prestaciones a los beneficiarios en las áreas de salud mental, prestaciones por discapacidad, hemofilia, medicamentos, diálisis, internación domiciliaria, oxígeno, insumos, geriatría, traslados en ambulancia, radioterapia, prestaciones individuales domiciliarias y estudios y prácticas.

La web oficial explica que “el Programa Federal Incluir Salud es un programa nacional, que busca el fortalecimiento de la atención sanitaria de los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires en el servicio público de salud”.

Fuentes vinculadas a los prestadores explicaron que “bajo este programa se prestan servicios del PMO (programa médico obligatorio) a los beneficiarios, entre los que hay adultos, pero sobre todo muchos chicos discapacitados, ya que el 75 por ciento tiene certificado de discapacidad emitido por el Ministerio de Salud de la Nación. También muchos carenciados que viven en zonas de riesgo, pacientes pediátricos, judicializados con recursos de amparo y algunos monotributistas de muy bajos ingresos. Ya hay prestadores que empezaron a pasar pacientes a hospitales públicos, porque no cobran desde mayo y algunos acumulan deudas de 2017, 2018 y 2019. Lo que pasa es que nadie quiere dejar a los pacientes sin cobertura, pero lo cierto es que el Estado los abandonó.”

Aseguran que este programa tiene muchos años y que desde que está la gestión provincial de María Eugenia Vidal era IOMA que conduce Pablo Di Liscia el que definía quién quedaba a cargo, en este caso Ginnobili, que renunció ayer. Antes el programa se llamaba IOMA ProFe y los beneficiarios accedían a las mismas prestaciones que tenían los afiliados a la obra social de los estatales bonaerenses.

También desde ATE denunciaron que los empleados están precarizados y que temen por su continuidad laboral, a la vez que los prestadores hace 6 meses que no cobran.

“Desde la Vicepresidencia de la Nación les dieron un último desembolso en septiembre para pagar sueldos, pero no las prestaciones, que no se cobran desde mayo. Los dueños de centros de diálisis dijeron que tenían que cortar el servicio y que la semana que viene van a llevar a los pacientes a las puertas de la Gobernación, mientras que algunos prestadores de internación domiciliaria pasaron pacientes a hospitales públicos”, explicaron.

Consultados voceros del programa nacional de Vicepresidencia de la Nación, no dieron respuesta a la requisitoria de la prensa.


Lo más leído