WhatsApp de Publicidad
Seguinos

DISCRIMINACIÓN

Mirá lo que dijo Mayra Arena después de la foto de Brian y Alberto

La bahiense opinó sobre el encuentro entre el presiente electo y el presidente de mesa que fue discriminado en Moreno.

La joven bahiense Mayra Arena opinó en las redes sociales luego que el flamante presidente electo Alberto Fernández recibiera a Brian Gallo, el joven de 27 años que fue presidente de mesa en las elecciones de este domingo en una escuela de Moreno y fue discriminado por su vestimenta.

“Te enoja. Te indigna. Te reís. Te curtís. Te acostumbras. Porque es la realidad que te tocó”, dice parte del escrito de la bahiense que nació en Villa Caracol.

El escrito completo:

“Hay cosas que no te pasan nunca si tenés cierta cara o cierta pilcha. Si tenés cierto color de piel no salís a pedir laburo a ciertos lugares. Incluso si tenés guita para comprar determinadas cosas, sabés que en esos locales te van a tratar como si te hubieras equivocado. Si sos chabón, morocho y usás gorra, sabés que algunos se van a cruzar de calle al verte de frente. Si sos mina, sabés que hay privilegios que tenemos las blanquitas que vos no tuviste nunca, a pesar de ser mina vos también.

Te enoja. Te indigna. Te reís. Te curtís. Te acostumbrás. Porque es la realidad que te tocó.

No hay negros en Argentina, dicen algunos. Sí los hay. No son los negros de las películas ni los que vinieron de Senegal. Son los morochos de toda la Argentina que son iguales a los blancos que salen en las novelas de TV. Pero de otro color. No tienen ni la nariz más ancha, ni los labios más gruesos, ni los músculos más fuertes. Son solamente de otro color. Y no ocupan nunca puestos de poder, ni puestos administrativos, ni son presidentes de mesa. Y cuando alguien los ve en esos lugares los humilla, los escracha y los denigra. Por morochos.

Ese es el racismo del que nadie habla en Argentina. El que hace que los pobres que toman una cerveza de cien pesos en la esquina de su casa, sean considerados vagos. Pero el que la toma en un bar del centro, porque puede gastar quinientos, es cool. Es el racismo que hace que en ciertos lugares tu plata no valga, porque prefieren que vos no consumas lo que ellos hacen para otros. Es el racismo que hace que en un país todos puedan reírse de un pibe sentado atrás de un escritorio, porque por su color de piel, su gorra y su campera adidas, debería estar en otro lado.

Toda la sociedad te hace creer eso. Toda la sociedad te mira como a un bicho, te incomoda y hace gestos como si vos no estuvieras ahí. Toda la sociedad te expulsa y después te pregunta por qué no sos parte. Hasta que un día, si tenés suerte, viene alguien y te dice que vos podés estar donde vos quieras estar, y que tu pilcha no tiene nada que ver. En este caso fue este tipo de camisa y bigotes. Ojalá mañana seamos todos”.


Lo más leído