WhatsApp de Publicidad
Seguinos

El relato de las víctimas fue clave

Clan Benítez: los aberrantes hechos que los jueces dieron por probados

Secuestro, golpes, sometimiento, abusos y hasta mordidas de perro, fueron parte del testimonio de Aldana García y Andrea Santa Cruz durante el juicio.

Las aberraciones que sufrieron Aldana García y Andrea Santa Cruz durante el tiempo que fueron secuestradas por los integrantes del Clan Benítez fueron terribles, difíciles de describir, hostiles incluso para los oídos más avezados, como los de los abogados defensores y los peritos.

Por eso, el haber contado con lujo de detalles todos los daños sufridos y el escuchar la ejemplificadora condena que recibieron hoy tanto Fernando, como su hermano y su mamá, pueda convertirse en el inicio de un tiempo más aliviado para estas dos jóvenes.

"(Fernando) Me pegaba todos los días y después me violaba. Me agarraba del cuello para que me quedara quieta. Me violaba con un destornillador y me introducía el palo de la policía y el palo de la escoba", había revelado Aldana García durante la instrucción.

Además de contar que fue sometida vía oral, vaginal y anal, mencionó que el primer detenido del "Clan Benítez" era muy obsesivo con los celos, que no la dejaba salir sola a ningún lado, ni hablar por teléfono, ni tener redes sociales.

También ratificó que "cuando Benítez llevó a García a vivir con él, ella era menor de edad".

Respecto de las lesiones de Aldana, Paola, su mamá, fue contundente. "No había parte de su cuerpo que no estuviera lastimada, hasta dentro de la oreja, la boca, todo. No se puede entender cómo este tipo gozaba lastimándola".

"Me decía 'mamá, me enterraba el destornillador y lo giraba como si fuera un tarro de pintura'", sostuvo con indignación. Y también habló sobre la madre de los hermanos Benítez, Nélida Llanos: "Es una cínica. El primer día se reía cuando la fiscal contaba las heridas de las víctimas. La verdad que no tengo palabras para describirla, no tiene que existir esa clase de gente".

"Psicológicamente mi hija no quedó bien, tiene un retraso producto de los golpes en la cabeza. Es como si hoy no tuviera 19 años, más bien como si tuviera 13 o 14. Es como que su mente hace un bloqueo, pero el tema va a ser cuando caiga". 

En tanto, Andrea Santa Cruz también se refirió a los daños que le provocó Fernando Benítez, los abusos a los que fue sometida y las lesiones que conserva de aquellos días.

"Me agarraba de los pelos y me hacía practicarle sexo oral de esa manera. Además presencié cuando tenía relaciones con la otra chica. Nélida y Gonzalo también estaban en la casa, pero no participaban", comentó.

Por último se refirió a las lesiones que le provocaron los perros de Benítez, quienes le dejaron profundas cicatrices en sus piernas.

"Andrea tiene la psiquis arrasada y si no se trata, va a tener muchas dificultades para relacionarse y para continuar con su vida cotidiana", contó durante el juicio uno de los encargados de realizar la pericia psicológica.


Lo más leído