WhatsApp de Publicidad
Seguinos

hepatitis mortal

Absuelven al director de "la clínica del terror"

Así lo resolvió el juez correccional Jose Luis Ares, sobre la situación del doctor Baroni. Meses atrás habían sido condenados tres profesionales.

El Tribunal Correccional N° 1 absolvió de culpa y cargo al doctor Roberto Eduardo Baroni, por los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas, hechos ocurridos entre el 5 y el 10 de septiembre del 2012 en el Instituto de Diagnóstico Digestivo de calle Gorriti 371, lugar del que era director.

El caso cuenta con una víctima fatal. Debido a un contagio de hepatitis C, Mónica Graciela García Suárez terminó falleciendo. Además fueron contagiados Gastón Piazza, Mariano Antonio Palma, Victoria Giaggiotti, Valeria Zappacosta y Mario Engraf, quienes en ese momento sobrevivieron a la enfermedad pero tuvieron consecuencias graves en su salud.

La fiscalía le había atribuido al doctor Baroni no haber controlado el cumplimiento de los protocolos por parte de sus colegas, los cuales él mismo había redactado, y que ello motivó el contagio. A la vez que señaló que se condujo con imprudencia, negligencia, y con impericia en su profesión.

En el fallo del doctor José Luis Ares se indica que “analizadas las presentes actuaciones adelanto que a mi juicio no corresponde considerar penalmente responsable al titular de la clínica por la muerte y las lesiones de las víctimas, para lo cual deberé analizar el rol de director en el peculiar contexto del trabajo en el instituto médico de figuración”. El juez hizo referencia a los principios de confianza y de división de trabajo en equipos médicos y a que no fue responsabilidad del director de la clínica lo realizado por sus colegas.

Los damnificados, casi con seguridad, van a volver a recurrir el fallo, con el dato no menor que indica que, si bien el dueño de la clínica había aceptado en acuerdo con la Fiscalía una condena de dos y ocho meses de ejecución condicional e inhabilitación de ocho años para ejercer la profesión en el marco de un juicio abreviado, Ares lo absolvió.

Inicialmente, Baroni había sido parte de la acusación junto con otros tres profesionales implicados; no obstante, una resolución del Juzgado de Garantías lo sobreseyó. En la siguiente instancia, familiares de García Suárez y quienes quedaron con secuelas apelaron esa sentencia, dándole intervención a la Cámara quien hizo lugar a dicho pedido.

El año pasado, en el Juzgado en lo Correccional N° 2  se llevó adelante un juicio oral y público en el que se juzgó y condenó a Oscar Casalini, médico video-endoscopista, José Luis Calió, médico anestesiólogo, y Gladys Rivadeo, técnica radióloga y encargada de la limpieza y desinfección de los aparatos. Todos eran personal de Instituto de calle Gorriti 371.

Cabe destacar que Baroni no pudo estar en ese debate pues unos días antes de su inicio sufrió un serio accidente automovilístico que lo dejó al borde de la muerte.

En el fallo que dictara en ese momento el juez Gabriel Rojas, dio por probado que los días 5 y 10 de setiembre de 2012, en el Instituto de Diagnóstico Digestivo, y en el curso de las prácticas de videoendoscopía y videocolonoscopía que allí se practicaban, el equipo médico omitió cumplir con las normas prescriptas en los protocolos de desinfección y limpieza de endoscopios y accesorios de sedación consciente en endoscopías digestivas, lo cual produjo el contagio del virus de la hepatitis C en los seis pacientes.

Esto derivó en el posterior fallecimiento de la mujer, ocurrido el 22 de noviembre de 2013, pese al trasplante de hígado que debieron realizarle como consecuencia del contagio. Gastón Piazza, Mariano Antonio Palma, Victoria Gaggiotti, Valeria Zappacosta y Mario Engraf, sufrieron lesiones graves.


Lo más leído