WhatsApp de Publicidad
Seguinos

PELIGRO

Otra noche difícil por culpa de conductores alcoholizados

Uno de ellos chocó contra un auto estacionado en la esquina de calles Alvarado y San Juan. Otro, en cambio, se incrustó contra un paredón en 11 de Abril al 300. Hubo tres hospitalizados.

La mañana bahiense estuvo marcada por dos accidentes de tránsito que tuvieron un denominador triste común entre sus personajes principales: alcohol al volante.

Primero, poco antes de las 6, en Alvarado y San Juan el conductor de un Ford Focus impactó contra un Honda Civic que se encontraba estacionado.

El automovilista fue identificado como Santiago Otero. El resultado del test de alcoholemia fue evidente: manejaba con 2,36 gramos de alcohol en sangre.

Como consecuencia, más allá de los daños materiales, Otero se tuvo que volver a su casa caminando, con la respectiva multa en el bolsillo y sin su carnet.

El otro caso ocurrió minutos más tarde en 11 de Abril 350, lugar donde un Chevrolet Astra literalmente se incrustó contra un paredón.

El auto era guiado por Lucas Martínez, quien era acompañado por Emanuel Cartes, Gastón Díaz, Micaela Cartes y Maite Ledesma.

Tres de ellos fueron derivados a un hospital por el servicio de emergencias para una mejor evaluación de los golpes que sufrieron.

Al mismo tiempo, Martínez tuvo que soplar la pipeta, que evidenció que manejaba en estado de ebriedad: 1,39 gramos de alcohol en sangre.

El domingo pasado, también cuando estaba amaneciendo, un automovilista "pasado de copas" ocasionó un accidente. Fue en Colombia y Estomba, lugar donde colisionó contra un carro de comidas.

El jueves, en tanto, un motociclista que se encontraba también bajo los efectos del alcohol, se enfrentó a golpes con la policía y terminó detenido.


Lo más leído