WhatsApp de Publicidad
Seguinos

peluqueras internadas

De la furia a la resignación: el cambio de humor de la dueña de Model

Mabel Lloyd pasó de las amenazas contra La Brújula 24, a tener que admitir que sus empleadas se intoxicaron por inhalar monóxido.

Mabel Lloyd había negado que se tratara de una intoxicación por monóxido de carbono.

La intoxicación con monóxido de carbono de las tres empleadas de la peluquería Model despertó en menos de 12 horas diferentes reacciones en la dueña del local, quien pasó de la furia a la resignación cuando la abrumadora evidencia dejó en claro que su postura inicial no tenía sustento.

Durante la última noche y la madrugada de hoy, Mabel Lloyd inundó de mensajes al contestador de LA BRÚJULA 24, amedrentando a los periodistas de la redacción del diario digital por publicar lo que, a su criterio, era una simple fábula.

"Hola, habla la dueña de Model para informarles que todo lo que están pasando es mentira, como todo lo que pasa en La Brújula. Los voy a escrachar y mañana los voy a demandar. No les cree nadie. Con La Nueva Provincia vamos a hacer una nota como corresponde y a ustedes los van a defenestrar. Me van a defender los mejores abogados de Bahía. Son unos mentirosos. A La Brújula no le cree nadie. Desmientan ya", vociferó Lloyd al contestador automático del medio.

Luego, bajó el tono de la acusación y comenzó a exponer diferentes hipótesis respecto a lo acontecido en el atardecer del jueves en el salón de belleza ubicado en Rodríguez al 400. Y esgrimió la posibilidad de que se haya tratado de algún alimento en mal estado.

"Dos de las chicas compran la comida en la misma rotisería. Vinieron Camuzzi y Defensa Civil; no encontraron nada. La Policía fue la que abrió la peluquería para ventilar", se defendió la comerciante.

Y agregó, quien es la responsable de la peluquería hace un mes y medio: "Bajo todo punto de vista quiero dejar en claro que no fue por ningún producto, ni una fuga de gas".

Luego fue el turno de la vocera del Hospital Municipal, la doctora Graciela González Prieto, que brindó detalles del cuadro por el que ingresaron las jóvenes, al momento en el que una de ellas aún permanecía internada.

"La primera ingresó con un cuadro gastrointestinal, mareos y un desmayo. A los cinco minutos llegaron las otras dos chicas y se concluyó que sufrieron una intoxicación con monóxido de carbono", aseguró González Prieto, y confirmó que una de las chicas, de apellido Zúñiga, continuaba internada.

En el cierre de esta historia con ribetes casi novelescos, volvió a irrumpir en escena Lloyd, quien con un tono mucho más conciliador y, a sabiendas de que las evidencias eran irrefutables en su contra, se limitó a decir: "Quizás algún laboratorio está vendiendo algún producto que no hace constar los componentes en la etiqueta".


Lo más leído