WhatsApp de Publicidad
Seguinos

FEMICIDIO EN ORENSE

La autopsia certificó que la chica de 16 años fue asesinada de un tiro en la nuca

El presunto agresor, que ya había sido condenado por abuso sexual, se suicidó con la misma arma, un revólver calibre 22. Para la fiscalía no hay dudas: el joven mató a la adolescente y luego se quitó la vida.


Aylin Caraballo, la adolescente de 16 años que fue asesinada el domingo último en una casa de Orense, fue ejecutada de un tiro en la nuca por su ex pareja, que se suicidó con la misma pistola y que tenía una condena previa por un abuso sexual, informaron fuentes de la pesquisa.

De acuerdo a los resultados de la autopsia realizada en la morgue de Coronel Dorrego, la joven tenía un tiro en la nuca efectuado con un arma calibre 22, mientras que el agresor, identificado por los voceros como Nicolás Rodríguez (27), presentaba un disparo en la sien producido por la misma arma.

"Se trató de un homicidio seguido de suicidio", aseguró un investigador al señalar que "no se detectaron rastros de asfixia en el cuerpo de la joven como se pensó en un primer momento".

Durante las últimas horas, en tanto, se estableció que Rodríguez había sido condenado en 2017 en un juicio abreviado a tres años de prisión en suspenso por abuso sexual y hurto.

El hecho fue descubierto el domingo por la noche cuando familiares de la adolescente concurrieron hasta la casa de Rodríguez, quien era su pareja, al no tener noticias de ella.

Al llegar a la vivienda situada en la primera cuadra de la calle Espora, de Orense, los familiares llamaron a la puerta y, como no atendían, ingresaron por una ventana.

Allí encontraron el cuerpo de Aylin en una cama y, a los pocos metros, el de su novio junto a una pistola calibre 22.

Según las primeras investigaciones y testimonios obtenidos en la zona, la chica había ido a ver a Rodríguez con intenciones de finalizar la relación que mantenían desde hacía unos cinco meses.

En el hecho tomó intervención la fiscal de la Unidad Especializada de Género de Tres Arroyos, Natalia Ramos, quien por el momento no estableció que existieran denuncias por violencia de género contra el agresor de parte de la víctima.

"Al parecer sí había en la relación una situación de celos por parte de él, motivo por el cual la joven quería finalizar el noviazgo", agregó el investigador consultado.

Lo que sí establecieron los pesquisas es que Rodríguez había sido condenado en un juicio abreviado realizado en 2017 a tres años de prisión en suspenso por un abuso sexual ocurrido en el balneario de Claromecó y por hurto.

El hombre estaba libre debido al bajo monto de la pena impuesta y a que era su primera condena, explicaron los informantes.

Fuente: Infocielo


Lo más leído