WhatsApp de Publicidad
Seguinos

POLÍTICA Y ECONOMÍA

Crece la brecha entre lo que gana el productor y el precio en góndola

Lo dice un informe de la CAME . Los precios son cinco veces mayores a los que recibe quien genera el producto.

El consumidor pagó en julio en las góndolas precios cinco veces mayores a los que los productos agropecuarios perciben por su trabajo en las chacras, según un relevamiento elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que publica hoy el diario El Día de La Plata.

La “brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que cobró el productor subió 2,9% en julio frente a junio, impulsada por el incremento en la pera, la berenjena, y la carne de pollo, todos con fuertes bajas en los precios al productor”, precisó el informe de CAME.

El aumento “se tradujo en un leve deterioro en la participación promedio del productor en el valor final del producto, que se redujo a 23,7%”, indicó la entidad.

Según el estudio, en promedio, el público pagó 5,15 veces más de lo que cobró el productor por sus alimentos en sus campos, cuando en junio la diferencia fue de 5,1 veces, de acuerdo a los datos proporcionados por el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de economías regionales de CAME, en base precios de los principales supermercados, más de 700 verdulerías y costos de origen de las principales zonas productoras.

En julio, el IPOD agrícola bajó 0,2%, llevando su desigualdad a 5,47 veces, 13,9% menor a la del mismo mes del año pasado, mientras que el IPOD ganadero subió 8,7%, a 3,89 veces.

Con esos resultados, la participación del productor en el precio final se redujo 1,7%

Los productos con mayores disparidades fueron los orientados al mercado externo como la pera, donde el valor se multiplicó por 11 veces; el limón, con una multiplicación de 10,6 veces; la naranja, 9,2 veces y la manzana roja, 8,0 veces. Y los de menores desproporciones en el mes, en tanto, fueron: la frutilla, donde los costos desde que salieron de la chacra apenas se multiplicaron por 1,94 veces, logrando una brecha baja, seguido por el tomate 2,34 veces, el huevo 2,45 veces y la papa 2,82 veces.


Lo más leído