WhatsApp de Publicidad
Seguinos

solidario

Recorre Bahía para cortarle el pelo a gente que vive en la calle

"El Tano" es un joven peluquero que destina buena parte de su tiempo a quienes están sumergidos en la más profunda pobreza.

"El Tano", en pleno corte de pelo a una persona en situación de calle.

Luciano Salazar es whitense. Muchos lo conocen como "El Tano" y de un tiempo a esta parte abandonó el fútbol para dedicarse de lleno a su labor como peluquero. Tiene su salón en la localidad pero destina varias horas a la semana a brindar su servicio a personas en situación de calle.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, explicó cómo surgió esta idea: "Todo nació en agosto del año pasado. Me congrego en una Iglesia de Bahía Blanca que se llama Pueblo Nuevo y, con un grupo de chicos, decidimos hacer algo para ayudar a la gente. Yo me preguntaba qué tengo para ayudar. Dinero no tengo, entonces tomé las tijeras, el peine y la máquina".

"Nos sentamos a charlar con personas a las cuales muy poca gente se les acerca. Nos cuentan su historia y uno trata de expresarles que se puede salir adelante. Son personas que se acostumbran a vivir en la calle y están sumidos en una depresión muy grande. Trato de que se sientan importantes más allá de que quizás necesiten una casa o comida, valoran el solo hecho de poder conversar", contó "El Tano", en el programa IngenieroWhite.com.

En ese mismo sentido, Salazar añadió que es muy frecuente ver a muchas personas que "se quedan asombradas de observar que les estemos cortando el pelo en la calle". Y aclaró: "La primera vez que salimos estábamos llenos de dudas. Nunca nos faltaron el respeto porque te invitan a tomar mate".

"Arranco al mediodía a recorrer la ciudad. Uno ya sabe que hay puntos fijos como hospitales y plazas. También los limpiavidrios son personas a las que frecuentemente uno les corta el pelo. Y en todos los casos son agradecidos", finalizó el peluquero que entrega todo su amor no solo a su profesión, sino a aquellas personas que se encuentran por fuera del sistema.


Lo más leído