WhatsApp de Publicidad
Seguinos

tarea solidaria

Presos de Floresta donan atriles y pizarras a un jardín de infantes

El material usado fue madera reciclada de pallets. La mano de obra corrió por cuenta íntegramente de los internos del la cárcel bahiense.

El momento en el que se concretó la donación en el jardín de infantes.

Internos de la Unidad 4 Bahía Blanca confeccionaron y donaron 30 atriles y pizarras para los niños que concurren al Jardín de Infantes N° 906 “Martín Miguel de Güemes”, de la localidad de General Daniel Cerri.

Con madera reciclada de pallets entregados por la empresa Dow Argentina, las personas privadas de libertad aportaron voluntariamente su mano de obra para suplir el pedido de la institución educativa a la que asisten 188 chiquitos.

“En nombre de los chicos, quiero agradecer, de corazón, a la Unidad 4. Realmente, necesitábamos los atriles y las pizarras para que nuestros pequeños disfruten y sigan aprendiendo”, expresó la directora del Jardín N° 906, Cintia Ruminof, para luego entregar una cartulina con un dibujo realizado por los nenes en señal de agradecimiento para los internos solidarios. 

Sobre la experiencia, el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, indicó que “es muy importante ocuparnos de nuestros presos. Por eso la educación y el trabajo ocupan un lugar fundamental dentro del proyecto de nuestras cárceles que impulsamos junto a la gobernadora, María Eugenia Vidal. Es el camino para reducir los índices de reincidencia en la Provincia”.

En este sentido, el director de la Unidad 4, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Luis Velasco, remarcó: “Es de suma importancia la realización de este tipo de acciones.

Además de ayudar a quienes lo necesitan, los internos aprenden un oficio que puede serles de gran utilidad para el futuro en libertad”. Además, destacó: “Los internos que trabajan en el taller de carpintería del penal de Villa Floresta trabajaron bajo los valores de cooperación, reciprocidad, beneficio mutuo y solidaridad”. 

De la entrega participaron autoridades penitenciarias de la Unidad 4. Allí, fueron recibidos por los chiquitos que, muy emocionados, cantaron con sus maestras “Les damos las muchas gracias, de todo corazón”.Por último, el jefe del Complejo Penitenciario Zona Sur, Fabián Vázquez, subrayó: “Permanentemente se realizan donaciones a instituciones educativas y a otras relacionadas con la niñez. Sin dudas, la actividad tiene un doble fin. Por un lado, se contribuye con la sociedad, y por otro, se motiva a los internos”.

Estas actividades se coordinan desde la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y la Subdirección General de Trabajo, desde donde procuran detectar entidades que necesiten mobiliario escolar, juegos didácticos o aún restauración de sillas de ruedas, y gestionan para dar respuestas desde los talleres que funcionan en las cárceles bonaerenses.

Lo más leído