WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Por armado de causas y persecución

Tensión y cruces entre Vidal y el presidente de la Corte bonaerense

La gobernadora instó al magistrado a denunciar si es que realmente existen causas "armadas", como había advertido.

La tensión entre la gobernadora María Eugenia Vidal y el Presidente de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, Eduardo De Lázzari, subió de voltaje en las últimas horas.

Vidal instó anoche al magistrado a denunciar los delitos de los supuestos armados de causas y persecuciones sobre los que había advertido durante las V Jornadas de la Red de Jueces Penales Bonaerenses, discurso que se conoció el viernes pasado.

De Lázzari había dicho que en los tribunales federales se dan situaciones de "abuso del proceso judicial penal", "causas armadas artificialmente", "espías", "escuchas" y "complicidades" de algunos magistrados y fiscales que, dijo, llevan "a un panorama deplorable". Y señaló que el problema comienza a manifestarse en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

Anoche, Vidal le respondió: "Cuando uno es responsable de un poder y sabe que hay un delito -persecución o armado de causas son delitos- está obligado a denunciarlo. Si no uno es cómplice y es un delito", dijo.

Y añadió: "Si el presidente de la Suprema Corte cree que hay causas armadas o persecuciones está obligado a denunciarlo. Uno tiene que ser consecuente con lo que dice en la acción judicial".

Hoy, el juez salió al cruce de la gobernadora.

"Estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público, terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante", advirtió De Lázzari.

Fuente: La Nación.


Lo más leído