WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Cuando la crudeza nos define

Apuntes sobre “El Marginal”: la serie que fascina e incomoda a la vez

Por Fernando Quiroga

Especial para La Brújula 24

[email protected]

Tal vez por creatividad, o simplemente por sorpresa, persistía en nuestro ideario colectivo nacional, que “Los Simuladores”, la creación de Damián Szifrón, habría sido la mejor serie de nuestra producción nacional. Abruptamente, esa convención desapareció a partir de la puesta en el aire de la controvertida tira carcelaria que ya, se ubicó en la cima de la consideración pública. Estamos hablando de la producción vanguardista de Sebastián Ortega, quién hizo de “El Marginal”, una fórmula electrizante.

La opresiva serie ambientada en un Penal, cristaliza un universo donde todos, grandes, chicos, buenos, malos, mediocres, corruptos y honestos, caen en “la misma bolsa”. Nadie tiene redención; las posibilidades de muerte crecen minuto a minuto en una trama donde triunfa el miedo, la desidia y la desesperanza. El enemigo, la figura oscura está por momentos frente a cada uno, y por momentos en el espejo de cada uno…

Utilizando el viejo principio comunicacional conocido como falatia ad populum, Ortega, en su bajada de línea a los guionistas, apela justamente a la simpleza y la sencillez de un pueblo argentino en crisis; para comprender, o querer hacer comprender, los subrepticios códigos sociales más allá de la ley.

Si bien es un escaparate para mostrar la delincuencia en su máxima expresión, incluso refrendada por estamentos estatales, la serie no deja de abordar la humanidad de un grupo de hombres escindidos de nuestra vida cotidiana, más no de nuestra realidad o, mejor dicho; de nuestra viveza criolla, de cierto modus operandi en nuestro ADN nacional, que no enorgullece a nadie.

En una sociedad, donde los valores fluctúan por muchas situaciones que van más allá de la economía o la educación, “El Marginal” no retrata una Argentina alterna, sino una Argentina desconocida por muchos.

Quizás lo erróneo de la lectura convencional, es asumir que simplemente es un show pasatista, un entertainment file para el prime time de los martes en la televisión pública. La serie habilita, más que muchas otras realizaciones, la posibilidad de la crítica social, desde la favorable e increíble platea de nuestros hogares.

El armado ficcional es un poco confuso, sin embargo ya estamos acostumbrados a los sistemas de precuelas y secuelas en diferentes momentos: La primera temporada es la tercera en orden; la segunda, se plantea como la primera cronológicamente, y ésta tercera entrega, que recién se inicia, aparece como segundo estadio en la línea temporal.

Lo extraño y fantástico, es el giro que Ortega le imprime a la realización con algunos detalles no solo desconocidos por la mayoría de la audiencia, sino que, hasta podríamos afirmar que, se acercan a la condición de “material de culto”; giros “de alto vuelo”, tal vez para él o para sus guionistas certeros.

El penal lleva el nombre de una figura religiosa del año 400 d. C.; San Onofre a quien, paradójicamente, los santeros y ritualistas (incluso de cultos paracristianos) lo utilizan como objeto de adoración que intercede para mitigar la pobreza. Un santo dedicado a la vida interior y a la comunión íntima con Dios, es irónicamente el patrono de un espacio donde los excesos, los abusos, y la corrupción están a la orden del día.

Dios le da pan al que no tiene dientes” reza el viejo adagio; en ésta ocasión, socarronamente, la adaptación sería “Diosito le da al pan, a quién le conviene que coma de su mano”, mientras nos guiña el ojo el discutido y brillante papel de Nicolás Furtado en la serie.

Tal vez, estos metamensajes escondidos en subtramas, nos quieran llevar a responder cuestiones fuertemente arraigadas en nuestro “ser nacional”, tan oscuras y polémicas como nuestra naturaleza de luces y sombras; una de éstas sería: ¿Cuánto de los hermanos Borges vive en cada uno de nosotros? ¿Da para debatirlo?. Tal vez no.

La desafiante propuesta de Ortega, se completa con las actuaciones memorables de grandes como el mencionado Furtado; además de Claudio Rissi, Gerardo Romano, Juan Minujín, Martina Gusmán, Roly Serrano, Esteban Lamothe, Maite Lanata, Lorenzo Ferro (el actor de “El Angel”), David Masajnick (con una ineludible asociación al caso de Ricardo Barreda), y la consagrada Ana María Piccio (quien aborda un personaje con profundos guiños inspirados en Patricia Bullrich).

Sin tregua emocional, “El Marginal” se yergue como una ambiciosa propuesta que cristaliza éxito, derrochando trompadas de calidad, profundizando una crítica como sociedad que, aunque nos ofenda admitirlo, nos incluye a todos.

En Córdoba

Tras ser denunciado por abuso sexual, Axel suspendió un show

El cantante debía presentarse este sábado a la noche en Bell Ville, en la Fiesta Nacional de la Pelota de Fútbol.

La organización del festival no aclaró los motivos de su decisión "unilateral".

El cantante Axel estaba anunciado como el número principal del Festival de la Pelota de Fútbol, en Bell Ville. Y si bien desde el Municipio habían asegurado que no iban a suspender el recital tras la denuncia por abuso sexual que una joven de Río Negro le realizó al cantante, sus productores acaban de informar que suspendió el show previsto en la ciudad cordobesa.

A pesar de la ausencia del artista, la fiesta se realizará normalmente. De acuerdo al comunicado difundido en las redes sociales del festival -al mediodía las de Axel todavía conservaban el anuncio del show-, “la empresa representante de Axel informó que ha decidido de manera unilateral la cancelación”.

No dan ninguna justificación o explicación, y hacen la salvedad de que Patricia Sosa y Alejandro Lerner sí cumplirán con sus compromisos.

El show de Axel ya venía con un historial de polémica en Bell Ville, porque fue pagado en el 2018 y aún no se había realizado. El artista había sido contratado para el cierre de la Fiesta de ese año por la suma de $2 millones, pero su actuación se frustró por una tormenta.

Además de ser denunciado por abuso sexual Axel fue cuestionado por un confuso episodio que vivió con Tini Stoessel en septiembre, cuando durante una entrevista la cantante se mostró molesta y se sacó de encima la mano que él le puso en el hombro. Aunque la cantante, de 22 años, luego salió a aclarar que se trató de un malentendido, su gesto instaló la polémica en los medios.

Además, la periodista Paula Galloni recordó el acoso que sufrió cuando entrevistó al autor de "Celebra la vida": "Se me tiró encima, me quiso dar un beso, yo me hice para atrás, y lo empujé. Le dio tanta vergüenza que salió corriendo y se metió en las oficinas de su mánager, y yo me quedé sola”, había dicho Galloni.

Fuente: Clarín

Continuar leyendo

Escándalo

Tremenda pelea entre Canaletti y una productora de Mariana Fabbiani

Tras una tensa entrevista, el periodista fue a reclamar al control de DDM e increpó a una integrante del equipo de producción. El reto de la conductora. Todos los detalles.

El miércoles 16, en El Diario de Mariana pudo palparse un incómodo momento para todo el equipo por la tensión que hubo en vivo entre Ricardo Canaletti y Alejandro Cipolla, abogado de Mariana Nannis. Sin embargo, la situación sobrepasó lo que se vio al aire, ya que en el corte, según pudo averiguar Exitoína, mientras el letrado se llamó a silencio, tuvo que soportar diversas chicanas del periodista, que lo tildó de "impresentable y falto de ética", y que además lo invitó a ir "afuera".

En ese sentido, el también conductor de TN tiene el antecedente de cuando invitó a pelear a Flavio Azzaro en TyC Sports. Pero en la situación puntual de DDM, Mariana Fabbiani intentó mediar: "Chicos respetémonos. Somos todos grandes". No obstante, en lugar de calmar las aguas, tras esa frase Canaletti se fue al control a expresar su malestar.

Todos los que estuvieron en ese lugar coinciden: Ricardo, a los gritos, le reclamó a Candela Hilbert, productora del ciclo, por haber invitado a Cipolla. Como no encontró eco, y Candela defendió su decisión de invitar al abogado, el periodista elevó el tono de voz, enfurecido. En ese momento, Tato Young, panelista del programa, y Lucas González, productor general, se lo llevaron del control, pidiéndole tranquilidad.

Cuando regresó al aire, Canaletti estuvo mudo durante el último bloque. Pero cuando terminó la emisión, Fabbiani fue a hablar con él, para plantearle su incomodidad con todo lo que ocurrió, y dejarle en claro el malestar que había provocado en la productora, quién se quedó afligida y enojada por la situación de maltrato que sufrió.

La conductora le dijo que era necesario que le pida disculpas a Candela, sin embargo, varias fuentes le confirmaron a Exitoína que el periodista, hasta el momento, no fue a pedir perdón. 

Fuente: Exitoína.

Continuar leyendo

Difícil momento

Julieta Prandi denunció a su ex por violencia familiar

Según la denuncia que presentó la modelo, ella sufrió violencia de género mientras convivía con Claudio Contardi a quien también denunció por manipular a los hijos de la pareja.

Fueron diez años de relación entre Julieta Prandi y Claudio Contardi los que se terminaron a mediados del año pasado cuando decidieron separarse. En su momento todo parecía darse en buenos términos aunque sin dar los detalles que los llevaron a separarse, pero ahora la modelo decidió denunciar a su ex por violencia de género.

“Sobre Claudio pesaba una restricción para no acercarse a Julieta y una restricción para que los hijos no pudieran quedarse a pernoctar en la casa de él. Esto fue dispuesto por el juez”, contó Agustina Kämpfer, panelista del programa Nosotros a la mañana y amiga de Prandi.

“Julieta padece violencia psicológica desde hace mucho tiempo y teme que hoy Claudio no le devuelva a los hijos. Precisamente porque hoy terminaba el tiempo establecido por la Justicia para la restricción de que los chicos no duerman en su casa”, agregó.

Según detalló la panelista, los hechos de violencia se dieron desde febrero y fue ahí cuando ella decidió terminar con el vínculo. “En marzo una mujer con su hija de 12 años ya estaba viviendo en la casa de Contardi. Ella no es la niñera, es la pareja. Hubo una confusión porque los hijos de Julieta estaban obligados por su padre a decirle a su madre que era la niñera. Pero en verdad era una pareja que, 15 días después de que Julieta se había ido, ya estaba conviviendo bajo el mismo techo”, contó.

Julieta Prandi no quiso dar demasiados detalles sobre cómo se lleva la causa pero sí confirmó la denuncia y aseguró que lo hizo público porque se vence la perimetral. “La denuncia está iniciada desde el miércoles pasado y fue presentada el jueves en el juzgado. Hoy teníamos audiencia, y (Contardi) no se presentó. Estamos presentando un escrito este jueves para que lo resuelva su señoría, porque en el mientras tanto hoy se vence una perimetral que tenía Contardi para con mi persona. Y esto no debe pasar”, aseguró.

Karina Barrio es la abogada de Prandi y en diálogo con Intrusos dio detalles de la presentación y aseguró que Prandi se decidió a actuar cuando su ex hizo mentir a sus hijos: “Julieta sufrió violencia mientras convivía con Contardi y ahora ella decidió hacer la denuncia. Fueron muchos hechos que están acreditados, pero lo que más la angustió a ella fue la situación que viven sus hijos dentro de la casa paterna. El señor Contardi hizo mentir a sus hijos cuando Julieta llamaba, diciéndole que estaban con la niñera cuando en realidad se acreditó que la mujer que estaba con ellos era la pareja de Contardi”, detalló.

Fuente: Diario Popular.

Continuar leyendo

Lo más leído